Segunda precuela del “Alien” original que en lo que argumento se refiere mantiene una línea similar de suspense progresando de la inquietud a la acción y al terror (esta vez con algo más de sangre). Suena a ya visto, pero el entretenimiento está asegurado y Scott siempre es espectacular filmando. Lo verdaderamente interesante es, en cambio, el trasfondo trascendental, las preguntas que genera y las respuestas que no resuelve, todo en torno a un Michael Fassbender brillante.

"Alien Covenant" (Ridley Scott, 2017)***

Título: Alien: Covenant
Título original: Alien: Covenant
Dirección: Ridley Scott
País: Estados Unidos
Año: 2017
Duración: 122 min.
Reparto: Michael Fassbender, Noomi Rapace, Katherine Waterston, Demián Bichir, Amy Seimetz, Carmen Ejogo
Guión: John Logan, Dante Harper (Historia: Jack Paglen, Michael Green)
Fotografía: Dariusz Wolski
Género: Thriller, Aventuras, Ciencia ficción
Distribuidora: 20th Century Fox España

Productora: Scott Free Productions, Twentieth Century Fox Film Corporation

 

"Alien Covenant" (Ridley Scott, 2017)

 

La nueva saga de Ridley Scott a modo de precuela de Alien viene marcada por la polémica desde que se estrenó en 2012 “Prometheus”, un título decepcionante por el interés previo que había suscitado y el resultado posterior, muy perjudicado por un guión en el que tomaron varias decisiones argumentales sonrojantes más propias de una comedia involuntaria (que la escena que más recuerde de ella es la de la nave rodando detrás de una Charlize Theron incapaz de echarse a un lado para mí es definitorio) ¡¡¡Maldito Damon Lindelof!!! (el también guionista de “Perdidos”) ¡Qué roto hiciste con la primera entrega!
En cambio hay dos cosas innegables tanto en aquella como en esta continuación “Alien covenant” y es que Ridley Scott rueda como nadie. Son más de veinte películas a sus espaldas, algunas auténticas obras maestras como la mencionada “Alien el octavo pasajero” o “Blade runner” y si algo ha demostrado el director británico es que encuadrando y moviendo la cámara es uno de los grandes. Por no hablar de la ambientación fría, destemplada, ameanzante, el tono de inquietud y suspense que consigue,
“Prometheus” era sobretodo una película que te entraba por la vista y el oído (magnífica tanto la banda sonora como el soundtrack) y “Alien covenant” mantiene o incluso supera su capacidad de impacto audiovisual sobrecogiéndote en muchos momentos.
Además y dejando a un lado comportamientos de personajes, decisiones que toman, causas y efectos en el argumento (muchas de ellas absurdas), lo que es puramente el meollo científico-fantástico particularmente me apasiona. La buena ciencia-ficción tiene siempre un trasfondo sobre el que pensar, una propuesta teórica que pone los cimientos de la ficción; pues bien, lo que esta saga-precuela de Alien propone me parece absolutamente fascinante. Sin entrar en detalles que chafarían el disfrute de quien no haya visto la película diré que, eso sí, han conseguido hilvanar bastante bien una serie de ideas de la ciencia-ficción moderna que actualmente circulan entre la comunidad científica con las que engarzan nada menos que el origen del ser humano y el de los aliens con disquisiciones trascendentales de la robótica, la divinidad y la existencia. No quiero entrar en detalles ni decir más (hay mucho más) porque a la mínima destriparía algo relevante, pero particularmente a mí todo el caldo de cultivo teórico-científico me parece interesantísimo, así que a pesar de que la saga hasta el momento es justita sin más, espero ya con ansias el capítulo siguiente, que ya avanzo que lo habrá (han quedado muchos hilos e incógnitas en el aire).
"Alien Covenant" (Ridley Scott, 2017)
"Alien Covenant" (Ridley Scott, 2017)
Lo que hace a “Alien convenant” una película correcta sin más ¿qué es entonces? Yo creo que lo que falla es todo lo que tiene que ver con el deseo de contentar a la platea, al gran público. No sé si por imposición de la productora, que yo apostaría que sí, tanto ésta película como la anterior tienen unas dosis muy medidas de suspense, terror, acción y en este caso incluso de violencia mórbida. Esas directrices dirigidas a que el público se entretenga imponen persecuciones, muertes, sangre y varios lugares comunes que ya hemos visto muchas veces e incluso alguna escena con la que se pretende rizar el rizo que para mi gusto sobra completamente (me refiero en concreto a la de la nave girando sobre sí misma). La obligatoriedad de la acción está metida muchas veces con calzador en el desarrollo y los personajes toman decisiones únicamente pensadas para crear situaciones límite, pero que si las razones detenidamente son absurdas. Se sigue un poco el código de las películas de terror en las que los personajes caminan hacia la oscuridad o en lugar de huir se enfrentan con algo que evidentemente es peligroso….No pasa nada si eso no te lo tomas muy en serio, pero es difícil no hacerlo cuando hay un trasfondo filosófico-científico que sí lo es.
A mí lo que de verdad me gusta es cuando para la acción y los personajes empiezan a delirar, especialmente cuando entra en escena Michael Fassbender (esta vez mejor que el propio Alien o la nueva “Ripley”), encargado de interpretar a dos robots distintos que en mi opinión son el gran acierto de la película. Todo lo que tiene que ver con ellos (qué difícil es explicarlo sin destripar nada) es lo que de verdad le da interés a “Alien covenant”. Por poner un ejemplo, la escena inicial, con un simple diálogo, con cierta pausa, con todo lo que hay de trasfondo, me parece sensacional y no es la única, después hay más……Supongo que en todo esto que estoy hablando hay mucho de pasión personal por la ciencia-ficción, la robótica, lo existencial, las grandes preguntas de la ciencia. Si te planteas ver la película y todo esto no te motiva y prefieres ver acción no te la recomiendo, si al contrario te motiva te aconsejo que lo que es puramente acción no te lo tomes muy a pecho.

"Alien Covenant" (Ridley Scott, 2017)