Una de las películas más entretenidas del cine español estrenadas recientemente, aunque realmente es una coproducción con Colombia y el director es de allí. Un correcto thriller de suspense.

 

***
Países: España y Colombia.
Género: Suspense, thriller.
Reparto: Quim Gutiérrez (Adrián), Clara Lago (Belén), Martina García (Fabiana), Alexandra Stewart (Emma).
Guion: Andrés Baiz y Hatem Khraiche Ruiz-Zorrilla; basado en un argumento de Hatem Khraiche Ruiz-Zorrilla y Arturo Infante.
Producción: Christian Conti y Andrés Calderón.
Música: Federico Jusid.
Fotografía: Josep M. Civit.
Montaje: Roberto Otero.
Diseño de producción: Bernardo Trujillo.
Distribuidora: Hispano Foxfilm.
Estreno en España: 16 Septiembre 2011.

AVISO IMPORTANTE: Ni se os ocurra ver el trailer antes de ver la película porque perderá efecto parte de su encanto y en gran parte lo que la hacen interesante son los giros argumentales, las sorpresas que van ocurriendo.

No había visto actuar a Clara Lago hasta que hace poco vi “El juego del ahorcado” y la verdad es que me sorprendió por su expresividad y por su capacidad para empatizar al instante contigo, algo que la convierten en una potencial y muy prometedora protagonista para el cine español. Ella ha sido el gancho para ver esta película junto con ese aroma de thriller intenso del trailer y la verdad es que de nuevo es lo mejor de una película que quizás no sea redonda, pero que te mantiene en vilo de principio a fin.

Quim Gutiérrez fue actor revelación gracias a “Azuloscurocasinegro” y repitió con Daniel Sánchez Arévalo en “Primos” convirtiéndose gracias a estos títulos en un actor a tener en cuenta. Su aportación a esta película es la de un personaje contradictorio en cierto modo, con claros y oscuros, aparentemente victima de una crisis personal y con un transfondo que no termina de estar claro y provoca dudas generando gran parte del suspense. Su papel es bastante poco grato, no termina de caer bien en ningún momento y parece permanentemente hastiado, pero es precisamente su forma de ser la que hace posible que el argumento funcione.

La tercera punta del triangulo protagonista es la actriz colombiana Martina García, muy fotogénica (el director lo sabe y los aprovecha) y en esta película con una extraordinaria capacidad para ponerte del lado de su personaje o en su contra en cuestión de segundos, lo cual le viene muy bien a la trama y habla muy bien de ella.

Son estos tres personajes la espina dorsal de un argumento que provoca suspense a través de un hecho muy simple: sospechamos en todo momento que uno de ellos o quizás los tres ocultan cosas a los demás, pero no sabemos quien o quienes ni por que. Es una forma de darle dimensión argumental a los claroscuros de la naturaleza humana porque como piensa este director no somos ni buenos ni malos, nuestra esencia no es blanca ni negra sino gris.

El argumento se centra en Adrián, que trabaja como director de orquesta en Bogota y vive allí con su novia Belén hasta que un día esta, atacada de celos por la relación de Adrián con una compañera, le abandona. No obstante esto solo es el arranque, hay algo mas que pone en funcionamiento todos los resortes del suspense pero mejor no lo explico.

La película esta ambientada en las proximidades de Bogota y esta dirigida por el colombiano Andi Baiz, aunque se trata de una coproducción con España con un toque a medio camino entre el drama romántico y el thriller de terror psicológico muy en la línea de algunos de los títulos mas sugerentes del genero del cine español mas reciente, que parece que se esta especializando con éxito en ello.

Al margen de aciertos o desaciertos de guión (que en general me parece bueno) la película avanza con notable y creciente interés y tiene un par de giros narrativos que me parecen muy acertados porque además gracias a alguno de ellos se nos explican los acontecimientos desde mas de una perspectiva jugando con los puntos de vista, el tiempo narrativo y la psicología de los personajes. Este es uno de esos casos en los que la forma en que se cuenta el argumento lo sobredimensiona y demuestra que aunque un argumento este lleno de tópicos siempre hay una manera distinta de desarrollarlo para que resulte interesante.

Yo diría que la película es esencialmente un buen entretenimiento, un thriller mas que correcto, pero además el director, que es coguionista, demuestra manejar a la perfección el tempo narrativo y se le nota una vocación de “autor” tanto en la escritura del guión como en la planificación de las escenas, lo que siempre es interesante en un director que hasta ahora solo había filmado “Satanás” (2007), por cierto, también protagonizada por Martina García.

Temáticamente es muy interesante como se desarrolla el tema de los celos y la culpa, en especial porque expresa con claridad lo autodestructivos que pueden ser ambos. La “cara oculta” del titulo no es solo algo literal, no solo alude al reverso de los tres personajes principales, es también un modo de denominar al otro lado del amor, ese que resulta enfermizo, obsesivo y malsano y tiene que ver con el sentido de posesión y pertenencia que caracteriza a los celos.

Pueden rastrearse buenos momentos y otros no tan logrados en su desarrollo, pero particularmente pienso que el conjunto funciona bastante bien y ese final abierto, que en principio te deja un tanto KO, pero al que después le encuentras sentido le da un plus al conjunto. La sensación es la de haber visto un correcto suspense, pero si lo piensas mas a fondo te das cuenta que esta mejor de lo que parece y que hay talento en todo. Muy prometedor.