Creo que estamos ante la primera vez que pincho en hueso con los títulos que Aleta Ediciones nos viene presentando desde hace dos años. X me ha supuesto una decepción, un cómic que parece sacado de los más violentos de los años noventa, por mucho que cuente con dos talentos como Duane Swierczynski y Eric Nguyen.

 

X #01: Feroz
Edición original: X USA
Guión: Duane Swierczynski
Dibujo: Eric Nguyen
Color: A color
Formato: Libro rústica, 136 págs., color.
12,95€

El vigilante enmascarado conocido como «X» administra justicia sin clemencia a los criminales que gobiernan la decadente ciudad de Arcadia. Cuando la bloguera sensacionalista Leigh Ferguson husmea en el callejón equivocado, se da de bruces con la sangrienta guerra de X contra un poderoso criminal.

No voy a negaros que estoy disfrutando enormemente con los nuevos superhéroes de Dark Horse, me ha encantado Ghost (cuyo primer volumen publicó Yermo), El Rapto, The Victories, Brain Boy (de próxima publicación) y varios títulos que he ido picoteando. Pero no me ha gustado X, ya desde sus inicios, en la que posiblemente fuera la serie más popular, y la que más perduró, del “viejo” Universo de superhéroes de Dark Horse, y no es porque sea un sosías de Batman. Hay muchos personajes que han comenzado como tal y que han sabido aportar un extra a la mitología del detective, personajes cuyos autores han sabido explorar facetas que, habitualmente, no se exploran en las 4 ó 5 series regulares de Bruce Wayne (por falta de espacio, imagino). Un ejemplo perfecto es el Sex de Joe Casey.

Sin embargo X, al menos en este primer volumen, se queda a medio camino entre la nada y el ser una copia barata y más violenta de Batman. Uy, sí, X mata a sus víctimas, ¿criminales? y les avisa con dos notas (como Correos cuando te llega un paquete y no lo recoges a la primera), pero dejando aparte eso y la chorrada del candado al cuello para que no le quiten la máscara… ¿qué nos ofrece de nuevo u original? Porque personajes justicieros los hay a porrillo, no le veo la originalidad, coño, de hecho sabemos más de la bloguera que lo investiga que del propio X (y nos cae bastante mejor que él). No sé, esperaba bastante más de este relanzamiento escrito por un Duane Swierczynski que parece contar con la confianza de las dos grandes y de editoriales como Valiant (para la que escribió Bloodshot y Harbinger Wars) o Fleetway (para quienes escribió Juez Dredd), así que espero que las cosas mejoren en los próximos números y que esta historia de vendetta que supone el primer volumen de paso a algo mucho más profundo (en cuanto a la definición del personaje, sus motivaciones, etc, y ya que estamos, lo de que X sea el capacico de las ostias no va a seguir colando a no ser que se invente un factor de curación que ni Lobezno) y que no se busque la viñeta de violencia espectacular porque, francamente, con el dibujo de Eric Nguyen y el color de Michele Madsen la cosa queda bastante caótica. Y eso que Nguyen dibuja muy bien, pero el grueso entintando y el color, que le da una apariencia sucia a las viñetas, restan muchos enteros a la que debería haber sido punta de lanza del universo Dark Horse y que aquí se queda a pocos metros de la salida.

Entiendo que el estilo que nos muestra aquí Eric Nguyen es intencionado, pero es una lástima porque tanta “manchita” (de trama, de sangre, de lo que sea) acaba por tapar un dibujo de calidad, aunque con unos personajes demasiado rígidos (si os fijáis os daréis cuenta de que varios de sus personajes parecen personajes de los Sims, el videojuego, por la rigidez de sus piernas, brazos y expresiones), pero que podría habernos ofrecido algo más y mejor.

En cuanto a la edición de Aleta la verdad es que es lo mejor del tomo, con sección de extras, portada alternativa, etc, sólo falta algún artículo para poner el broche y eso por no decir que, desde el principio, se aprecia la calidad del papel, de la portada, del acabado, me encanta.

En definitiva, X me ha resultado decepcionante, quizás porque no queda claro el objetivo del personaje (sí, vale, matar a los villanos, pero algo más debe tener, un leitmotiv, un objetivo en la vida, un pasado), quizás porque esa mezcla a medio camino entre Batman y el Castigador no me convence o quizás porque tantas dosis de violencia acaban por cansar (contad cuantos miembros son amputados), el caso es que esperaré al segundo volumen antes de condenar la serie del todo, pero este comienzo me ha decepcionado.