Hace un par de meses la Colección Nova publicó una edición especial de uno de mis libros de fantasía favorito y, posiblemente, uno de los que más he releído: «Elantris«. La obra con la que Brandon Sanderson debutó y se dio a conocer al mundo.

Elantris es un relato de fantasía completamente diferente a todo lo que estamos acostumbrados a leer, incluso diez años después su originalidad no ha sido superada aún, y son pocos los autores que parece que puedan moverse en los caminos que Sanderson sugiere para la fantasía y que desde su publicación se ha convertido en un escritor referente de la moderna fantasía, por creatividad, originalidad y por una cantidad récord de obras publicadas.

Ayer por fin tuve en mis manos la edición renovada de Elantris, y no pude resistirme a que, a pesar de estar ya pasada la “novedad”, hacerle unas pocas fotos y grabar un vídeo (ya perdonaréis la calidad del mismo, mi móvil no da para más, y mi pulso, menos). Por cierto, tampoco pude resistirme a releer por quinta o sexta vez Elantris, así que os dejó con la galería de imágenes y con el vídeo mientras sigo leyendo esta obra maestra que ya ha vendido más de medio millón de ejemplares en todo el mundo.

“Bienvenidos a la ciudad de Elantris, la poderosa y bella capital de Arelon llamada la «ciudad de los dioses». Antaño famosa sede de inmortales, lugar repleto de poderosa magia, Elantris ha caído en desgracia. Ahora solo acoge a los nuevos «muertos en vida», postrados en una insufrible «no-vida» tras una misteriosa y terrible transformación. Un matrimonio de Estado destinado a unir los reinos de Arelon y Teod se frustra, ya que el novio, Raoden, el príncipe de Arelon, sufre inesperadamente la Transformación y se convierte en un «muerto en vida» obligado a refugiarse en Elantris. Su reciente esposa, la princesa Sarene de Teod, creyéndolo muerto, se ve obligada a incorporarse a la vida de Arelon y su nueva capital, Kae. Mientras, el embajador y alto sacerdote de otro reino vecino, Fjordell, usará su habilidad política para intentar dominar Arelod y Teod con el propósito de somerterlos a su emperador y su dios.”

Elantris en Cyberdark.net