Con Tokio asediada por una ola de ataques de monstruos, a la estrella del béisbol Ken Sato no le queda otra que regresar a casa para convertirse en Ultraman. Pero la gesta se complica cuando el titánico superhéroe se ve obligado a hacerse cargo de un bebé kaiju de más de 10 metros de altura que, además, escupe fuego. Sato deberá dejar de lado su ego para conciliar trabajo y paternidad, mientras protege al bebé de quienes pretenden utilizarlo para sus turbios intereses.