El segundo de los tres tomos de ECC que incluyen todos los cómics editados de Tom Strong, recopila los capítulos 15 al 25 de la serie original, con Alan Moore a los guiones y Chris Sprouse en la parte gráfica, además de una serie de dibujantes de primera fila que ayudan en algunos capítulos, amén de la incorporación de varios guionistas “novatos” en este título.

Tom Strong 2
Edición original: Tom Strong Book 3 USA y Tom Strong Book 4 USA (Tom Strong núms. 15 a 25 USA)
Fecha de edición: agosto de 2017
Guión: Geoff Johns, Alan Moore, Peter Hogan, Leah Moore
Dibujo: John Paul Leon, Jerry Ordway, Chris Sprouse, Shawn Mcmanus, Howard Chaykin
Tinta: Richard Friend, Sandra Hope, John Dell, Trevor Scott, Karl Story, Steve Mitchel
Color: Matt Hollingsworth, Wildstorm FX, Alex Sinclair, Dave Sterwart
Formato: Libro cartoné, 384 págs.
Precio: 29,50€

Tom Strong tiene que emplearse a fondo para contener el asalto de unas extrañas criaturas procedentes del interior de la corteza terrestre. Además, debe esforzarse por detener una invasión de insectos alienígenas, por anular una crisis dimensional de proporciones catastróficas, por sobrevivir a una aventura en la Luna y por escapar a los estrechos confines de una trampa bidimensional ¿Bastarán su fuerza y su inteligencia para superar todos los retos?

Si en el primer tomo se nos relataba el origen de Tom Strong, y una serie de historias en la que se presentaban nuevos personajes (sin contar a mujer, hija y ayudantes del protagonista), en este segundo tomo nos embarcamos en una serie de aventuras de carácter épico, sin darnos ni una página de respiro. Está claro que Alan Moore, a estas alturas, (y desde el principio) sabía lo que nos quería contar. Nos presentó a unos cuantos seres de lo más extraño, en historias auto conclusivas, todos y cada uno de los cuales tendrá un papel relevante en el presente volumen.

Del capítulo 1 al 4, (#15 a #18 USA) seremos testigos de una batalla galáctica para defender la Tierra, que reúne a Tom Strong, su familia, el Jinete Raro, Svetlana, los strongmen de America y Val, el demonio de fuego, entre otros. Una aventura que recuerda poderosamente a aquellas sagas orquestadas por Lee y Kirby con los 4 fantásticos y compañía (la portada del número 15 es un homenaje a la portada de #4 USA de los 4F). Un canto a los cómics de la Edad de Plata, excepcionalmente escrito y dibujado.

El capítulo 5 es un breve interludio en tres partes, con la participación de Howard Chaykin, Shawn McManus y Chris Sprouse. Leah Moore, hija de Alan Moore, escribe un meritorio segundo capítulo, dedicado al enemigo de Tom Strong, Paul Saveen. El tercero, ya del propio Moore, deja a la altura del barro a ese coleccionista ansioso y acaparador con el que muchos nos identificaremos. Eso sí, lo hace de manera divertida.

Desde el número 20 al 22, se nos relata la existencia de un Tom Strong en una realidad alternativa. En este caso, es uno de los marinos quien sobrevive al naufragio y junto a Susan, la madre de Tom en su realidad, concibe a un niño negro al que llaman Tom Stone. Es una historia absolutamente genial, en la que todo encaja perfectamente y funciona como un reloj. Para mí, el mejor trabajo de Moore desde que comenzó este título, con un número final cuya portada homenajea a Crisis en tierras infinitas, historia de vital importancia en el universo DC, como lo es esta de Tom Stone, repleta de homenajes y guiños de todo tipo. En esta aventura es Jerry Ordway quien se encarga del dibujo, realizando una labor exquisita.

Tras estos números que nos dejan exhaustos, y seguramente lo harían con el propio Moore, este se toma el respiro para dar paso a Paul Hogan y finalmente a Geoff Johns junto a John paul Leon, historias anecdóticas muy bien relatadas, que cierran el tomo 2. La historia de Johns me recuerda poderosamente a una de los 4 Fantásticos que nos contó Byrne allá por los 80, en las que un ciudadano corriente era capaz de alterar la realidad. ¿Homenaje o taquiones?

El libro también contiene bocetos e ilustraciones y fichas de los autores, todo en su lujosa presentación en tapa dura con más de 300 páginas.

Si en algo se caracteriza este cómic, es por ser una lectura para todos los públicos, que contiene la fuerza de los cómics de antaño, aquellos en los que nos relataban con fluidez y buen humor las vivencias de una serie de personajes muy queridos, algo que en parte se ha perdido en la actualidad. Una vez inmersos en la lectura de Tom Strong, su universo nos atrapa como ningún otro, y aunque se trata de un homenaje continuo a héroes del pulp y de los cómics de la edad de Oro y Plata, se nos presenta como algo nuevo y emocionante. Con estas torpes palabras sólo quiero dar a entender que Tom Strong es una de las lecturas que nunca me cansaré de recomendar. Un clásico moderno de los cómics.