En “Starfire: Amigos cercanos, aventuras lejanas” se recopilan los últimos seis números de la serie que cayó bajo las alas protectoras de Jimmy Palmiotti y Amanda Conner desde sus inicios y que aquí se cierra con un más que agradable arco argumental.

Starfire: Amigos cercanos, aventuras lejanas
Edición original: Starfire núms. 7 a 12 USA
Guión: Jimmy Palmiotti, Amanda Conner
Dibujo: Emanuela Lupacchino, Elsa Charretier
Tinta: Trevor Scott, Ray McCarthy
Color: Hi-Fi
Formato: Libro rústica, 136 págs. A color.
12,95 €

Starfire quería empezar de cero en Florida, pero está a punto de reencontrarse con un antiguo amor: Dick Grayson, agente secreto. Pero ¿cómo afectará esto a su incipiente relación con Sol? Por su parte, Atlee, la nueva amiga de Kory, está planeando una excursión solo para chicas a su Strata natal… y alguien va a tener que ocuparse de la misteriosa mascota nueva de la protagonista

Starfire: Amigos cercanos, aventuras lejanas aglutina los últimos episodios de la serie original de la princesa de Tamaran, escritos por Amanda Conner y Jimmy Palmiotti (Harley Quinn) y dibujados por Emanuela Lupacchino (Las aventuras de Supergirl) y Elsa Charretier (DC Comics Bombshells).

Hace unos pocos años DC Comics se lució al permitir que Scott Lobdell cosificase a Starfire hasta extremos insospechados, recuerdo leer aquel primer número de Capucha Roja y los Outsiders y apartarlo asqueado ante la representación de una encantadora alienígena a la que varias generaciones aprendimos a adorar como un objeto sexual que arrojarse entre los miembros del grupo. Fue un error de proporciones dantescas que han querido arreglar, o maquillar, cuatro años después. Y la verdad es que darle el timón de la serie al dúo creativo compuesto por el matrimonio de Jimmy Palmiotti y Amanda Conner que tan buenos resultados nos están ofreciendo en Harley Quinn no puede sino considerarse un acierto, por más que en Starfire estén repitiendo la fórmula del éxito que les trajo su trabajo en Power Girl y en Harley Quinn. Pero, la verdad, si utilizan la misma fórmula es algo que no me importa si el resultado es que se trata con cariño, respeto y deseos de desarrollar a personajes tan carismáticos, y maltratados, como Kara, Harley o Kory.

En este segundo volumen, se me pasó el primer Starfire: Bienvenida a casa, algo imperdonable tras leer este Starfire: Amigos cercanos, aventuras lejanas pero, como digo, venía escarmentado de la anterior representación de Kory y no caí en que Palmiotti y Conner estaban al timón, así que me he encontrado con Starfire viviendo en Cayo Hueso, ligando con un pringaillo de medio pelo y viendo como Dick Grayson reaparece en su vida… para luego desaparecer. Un picnic de amigas, la sheriff y Terra, que acaba en una batalla campal en el centro de la Tierra y una despedida que nos devuelve a una Kory que deja atrás los horrores de Scott Lobdell y vuelve a brillar. Honestamente es una verdadera lástima que DC no haya permitido que Starfire siga teniendo serie regular.

En el apartado gráfico tenemos a Emanuela Lupacchino para narrar la aparición de Dick Grayson y la verdad es que se nota que se lo ha trabajado, incluso con fondos bien hechos, pero en algunas caras se pierde el resultado final. El resto del tomo corre a cargo de Elsa Charretier una clon de Darwyn Cooke, a la que aún le falta para estar a su nivel gráfico, pero que resulta sorprendentemente atractiva en su resultado final.

La edición de ECC es como acostumbra en estos casos, rústica de buena calidad sin un texto concreto sobre el personaje. Eso sí, que no se me pase el aplaudirles por publicar la serie a pesar de que fuese cancelada en los USA, el hecho de contar con un final hace que la despedida sea agridulce, pero se agradece ver a Kory retratada con más cariño que hace unos 4 años.

En definitiva, puede que la serie regular de Starfire no llegase a buen puerto, pero es una buena muestra de lo que Jimmy Palmiotti y Amanda Conner son capaces de hacer. Es una lástima que no pudiesen continuar adelante, pero estoy convencido de que Kory se merece autores que sepan qué hacer con ella y la traten con cariño y respeto.