Planeta Cómic recopila la tercera entrega de la serie de Darth Vader publicando el arco de la Guerra Shu-Torun en un volumen que corre, íntegramente, a cargo de Kieron Gillen y Salvador Larroca.

Star Wars: Darth Vader 3: La Guerra Shu-Torun
Edición original: Star Wars: Darth Vader: The Shu-Torun War (#16-19) USA
Guión: Kieron Gillen
Dibujo: Salvador Larroca
Color: A color
Formato: Libro cartoné, 136 págs. a color.
14,95€

Hay una revolución en Shu-Torun y el Imperio no piensa permitirlo. Cuando a Darth Vader le encargan que lidere un asalto militar contra el planeta, ¿puede ser que su ascenso a la gloria haya empezado? ¿Pero quién seguirá a Vader a la guerra? ¿Tú lo harías? Claro que siempre es mejor pelear junto a Vader que contra él. Esa es una lección que muchos están a punto de aprender.

Planeta Cómic continua recopilando en tomos de cartoné la grapa de Star Wars y Darth Vader (a la que se sumará la de Han Solo y la que, imagino, se ponga por delante) y en este volumen, un poco más ligero que los anteriores, asistimos a la Guerra Shu-Torun, es decir, una nación minera a la que el imperio no duda en doblegar a base de… bueno, enviar a Darth Vader para que tome posiciones “diplomáticas” que lo mismo te mata un rey y nombra una reina que te arruina la mejor explotación de todo el planeta. Todo ello aderezado con el encanto del villano universal por excelencia.

Eché mucho de menos a Kieron Gillen cuando abandonó la franquicia mutante, aunque ahora podemos disfrutarlo en Darth Vader, al menos hasta el próximo volumen, lo que no deja de ser un cierto consuelo. Por cierto, aparte de la guerra Shu-Torun Gillen se asegura de que nos quede claro que el Emperador tiene planes para Vader y de que a pesar de que parezca que ha perdido la confianza en él todo forma parte de un plan… que descubriremos más adelante.

Por lo demás conviene mencionar el trabajo de un Salvador Larroca que ha optado por el hiperrealismo, con una galería de personajes a los que reconoces al instante y una más que trabajada caracterización del universo Star Wars, ya sea a través de naves, robots o armamento. Se echan en falta los fondos en algunas ocasiones, pero nadie puede negar el fotorrealismo de su trabajo y cómo impacta al lector.

La edición de Planeta Cómic viene algo pelada, sólo las 4 grapas, y el formato cartoné, lo que es una pena porque aquí algún que otro artículo vendría de perlas.

En definitiva, Darth Vader sigue molando como nadie y si alguna vez tienes un problema queda claro que es mejor no recurrir a Vader, no vaya a ser peor el remedio que la enfermedad. Ya sólo nos queda un volumen para cerrar la serie, así que habrá que disfrutarlo.