El sello editorial Puck, de la editorial Urano, nos está ofreciendo fantasía de calidad escrita por autoras de gran nivel y «Rule. Tres secretos mortales«, de Ellen Goodlett, no es ninguna excepción sino una demostración de la buena política editorial que están siguiendo.

Rule. Tres secretos mortales
Autor: Ellen Goodlett
Editorial: Puck (Urano)
Encuadernación: Tapa Blanda
Edición: 2019
ISBN: 9788492918300
Páginas: 375
Avance de las primeras páginas
Precio:  15,20€

El rey se está muriendo; su heredero acaba de ser asesinado y la rebelión se prepara en el Este. Pero el reino tiene una última opción antes de sumergirse en un caos sin alguien que los lidere. O, mejor dicho, tiene tres opciones…

Zofi ha pasado su vida caminando a través de las Regiones externas con su banda de Viajantes. Haría cualquier cosa para proteger a su gente. Pero nadie puede descubrir hasta dónde ha llegado.

Akeylah fue criada en la Región Este, rodeada de susurros de una posible rebelión y abusada por su padre. Desesperada por escapar, toma una decisión que amenaza al reino entero.

Ren crece en Kolonya, sirviendo como doncella y creando su camino lejos de la sala de sirvientes. Pero si alguien alguna vez descubre lo que ha hecho, podría ser ahorcada por traición.

Cuando el rey convoca a las chicas, ellas llegan esperando que las ejecuten. Sin embargo, cuando se reúnen, conocen la verdad: son las hijas ilegítimas del rey y una debe convertirse en su heredera. Pero alguien en Kolonya conoce sus secretos, y esa persona no se detendrá hasta evitar que las hermanas se aparten de su destino… para gobernar.

El sello editorial Puck no deja de sorprenderme, con una apuesta por autoras femeninas de fantasía está logrando conquistarme y, junto a otras editoriales como Nocturna Ediciones, parecen estar encontrando un nicho de autoras realmente interesantes.

El último libro que ha pasado por mis manos, Rule. Tres secretos, es un soplo de aire fresco en una historia clásica: el típico héroe que va a heredar el trono, desconocedor de sus orígenes, y que tiene un rival en su propia familia. La gracia de Rule está en que Ellen Goodlett “pasa” de tener un protagonista masculino y se decanta por tres hermanastras, Zofi, Akeylah y Ren, que un día descubren que son las hijas ilegítimas del rey, y hermanastras que nunca se han visto, y que una de ellas se convertirá en la heredera así, aunque en una novela normal veríamos cómo compiten entre ellas por el poder, aquí nos encontramos con una visión refrescante, y es que no compiten entre ellas, sino que una vez que se conocen mejor se esfuerzan por apoyarse mutuamente y mantener sus secretos a salvo.

Los secretos son una parte realmente importante de Rule, y es que cada una de ellas tiene un secreto que atenta contra el propio reino, un secreto de tal importancia que las desacredita como futuras reinas, y las cosas no mejoran cuando comienzan a hacerles chantaje, pero se mantienen firmas y unidas en espera de que su padre escoja a su sucesor.

Personalmente he disfrutado muchísimo con Rule. Tres secretos, especialmente con los momentos de politiqueos e intrigas en la corte (que debo reconocer que me encantan), pero también con lo revigorizante que es que sean las mujeres las protagonistas y que no sean los típicos personajes femeninos sin profundidad, Zofi, Akeylah y Ren se hacen querer y apreciar, aún cuando los secretos de cada una sean realmente terribles el lector pasará de unas a otras en su elección potencial de ganador de la corona.

Por otra parte Rule nos plantea un gran misterio y es que alguien está chantajeando a las tres potenciales herederas, esa persona conoce los secretos de las tres y parece que no se detendrá hasta lograr su objetivo, lo que deja la trama en un punto realmente interesante de cara a la próxima entrega.

La edición de Puck, ese precio tan ajustado que la convierten en una novela realmente recomendable a la que el desarrollo de la acción no hace sino mejorar.

En definitiva, Rule. Tres secretos es un libro de empoderamiento femenino dentro del ámbito de la fantasía y que demuestra que no tiene por qué estar protagonizado por un hombre para que nos resulte interesante a los hombres.