Tercera parte de la serie de animación por ordenador “Ice Age” que se ofrece en visionado normal o en tres dimensiones y propone hora y media de entretenimiento y risas para los más pequeños y los que no lo son.

 

https://www.via-news.es/images/stories/cine/Resenyas/iceage3.jpgCodirección: Michael Thurmeier.
País: USA.
Año: 2009.
Duración: 94 min.
Género: Animación, comedia, aventuras.
Doblaje original: Ray Romano (Manny), John Leguizamo (Sid), Denis Leary (Diego), Queen Latifah (Ellie), Seann William Scott (Crash), Josh Peck (Eddie), Jay Leno (Tony), Chris Wedge (Scrat), Simon Pegg (Buck), Karen Disher (Scratte).
Guión: Michael Berg, Peter Ackerman, Mike Reiss y Yoni Brenner; basado en un argumento de Jason Carter Eaton.
Producción: Lori Forte y John C. Donkin.
Música: John Powell.
Montaje: Harry Hitner.
Dirección artística: Michael Knapp.
https://www.via-news.es/images/stories/puntuaciones/4.gif
La serie de Ice Age de los estudios Blue Sky se ha unido a la reciente tendencia de estrenar animación en 3D, cosa que particularmente no me atrae demasiado (menos después de ver los más que discretos resultados de “Monstruos vs. Alienígenas”), así que yo no puedo hablaros de cómo cae la rata Scrat literalmente encima de mis morros, pero sí puedo recomendaros que vayáis a ver la película independientemente de en qué formato sea.

Ciertamente no fui en el mejor horario porque en el día del espectador a mitad de tarde y en pleno verano la sala estaba abarrotada de críos que lloraban porque no querían ver dinosaurios o que no paraban de hablar, pero hice de tripas corazón y aproveché para volver a la más pura infancia y disfrutar la película en toda su intensidad aunque, para qué nos vamos a engañar, me gustó aún en mis entrados treintas, así que no creo que debamos recomendarla sólo para el público infantil porque a cualquiera, independientemente de su edad, le va a resultar cuando menos entretenida. No seais perezosos ni vergonzosos, no hace falta llevarse a los niños, sobrinos o nietos para verla, merece la pena incluso sin esa escusa fácil. ¿O qué pasa, no somos capaces de admitir que una buena película de animación también nos gusta?

El caso es que lejos de repetirse, que era el riesgo que corría esta continuación y lejos de bajar el nivel, “Ice age 3” no sólo no se repite y no sólo mantiene el buien nivel de las películas anteriores sino que yo creo que incluso lo supera en varias cosas proporcionando buenas risas (reconozco que de las tres es la película en la que más me he reído) y un rato entretenidísimo.

Por su puesto la animación se va superando (impresionante por ejemplo la persecución imitando cámara lenta del dientes de sable, Diego, a un ciervo) y cada vez es más espectacular. Y no sólo a nivel de movimiento, también los fondos y personajes están mucho más trabajados porque quizás para aprovechar una baza argumental que con la edad del hielo había quedado desperdiciada los guionistas recuperan un mundo subterráneo de dinosaurios tipo “Parque jurásico” en el que los animadores tienen la gran oportunidad de recrear lo que hasta ahora no habían podido: un ambiente selvático cuasitropical y la amenazante presencia de Tiranosaurios, velocirraptores, triceratops y velocirraptores lo que supone una auténtica aventura para los protagonistas y una delicia para nuestros ojos por la sucesión de escenas de acción que se suceden una tras otra.

El acierto es máximo pues por parte del equipo de Carlos Saldanha, superando por momentos los títulos anteriores con las dosis perfectas de comedia, aventura y unas gotitas de ternura. El guión trabaja en esta ocasión el tema de la paternidad como leit motiv, pero como en las películas anteriores de “Ice age” la amistad es el auténtico motor del argumento. También destaca, como no, la presencia de la rata Scratt y su bellota, que aparece como contrapunto cómico en lo que podríamos considerar pequeños “cortos” insertados a lo largo de la película logrando que el ritmo no decaiga en ningún momento. En esta ocasión Scratt se las ve con y una rata y los animadores aprovechan para desplegar todo tipo de situaciones propias de la guerra de sexos, más apropiadas para una platea más adulta. En ese sentido podríamos decir que es una película para “todos” los públicos. También señalar que aparece un nuevo personaje (que por cierto, me recordó muchísimo al Capitán John Sparrow de “Piratas del Caribe” por sus andares y locura excéntrica) que multiplica los momentos cómicos con numerosos guiños para un público más talludito (en concreto hay algún chiste “velado” que desde luego no está pensado para los niños).

En suma una película altamente recomendable que mantiene el buen hacer de Blue Sky, seguramente la que hoy por hoy es la única compañía dedicada a la animación por ordenador que puede hacer la competencia a Pixar vistos los recientes resultados de otras compañías como Dreamworks.