¿Para qué buscar entre los éxitos cinematográficos de los años setenta y ochenta y perpetrar remakes innecesarios y de mala calidad cuándo hay tan buenos argumentos, tantas historias magníficas, esperando a ser descubiertas? No hace falta ser muy listo para vaticinar que «Footloose» no funcionará como lo hizo en 1984.

Hacer un remake de la taquillera película dirigida por Herbert Ross y protagonizada por Kevin Bacon en el año 1984, que estaba inspirada en hechos reales ocurridos en la pequeña comunidad rural religiosa de Elmore City, es una decisión arriesgada y, a todas luces, destinada al fracaso. Los nostálgicos de aquellos años y de aquella película serán reticentes en ir a ver un remake que pueda enturbiar sus recuerdos y es difícil pensar que, por muy buena película que sea esta nueva «Footlose», les pueda dejar mejor sabor de boca que aquel clásico que vieron como jóvenes adolescentes que empezaban a descubrir lo que era ser adulto y que ahora verían como adultos, padres con hijos, que han visto pasar los años como una exhalación. Y a las nuevas generaciones, a los jóvenes del siglo XXI, o les ofrecen algo menos descafeinado, menos edulcorado, y con más «caña» que la pizpireta versión del los años ochenta, o huirán de los cines en masa. Así de sencillo.
En esta nueva versión de «Footloose», dirigida por Craig Brewer («Black Snake Moan») a partir de una historia de Dean Pitchford, cuenta como el joven Ren MacCormack (interpretado por el actor debutante Kenny Wormald) se traslada de la populosa Boston a la pequeña ciudad sureña de Bomont donde experimenta un fuerte choque cultural. Unos años antes, la comunidad se vio sacudida por un trágico accidente en el que murieron cinco adolescentes después de una noche de fiesta. En consecuencia, las autoridades locales y el Reverendo Shaw Moore (al que interpreta Dennis Quaid, alejado de sus papeles habituales de galán o aventurero), aprobaron unas leyes para prohibir la música a todo volumen y el baile en la ciudad. Nada de rock’n’roll, de fiestas y cualquier manifestación de alegría. Haciendo caso omiso a las normas, Ren se enfrenta a la prohibición, revitalizando la ciudad y enamorándose de Ariel, la rebelde hija del reverendo (a la que le ofrece el rostro Julianne Hough).
Además de Wormald, Hough y Quaid, el reparto de «Footlose» cuenta con Ziah Colon, Ray McKinnon, Miles Teller, Ser’Darius William Blain, Patrick Flueger, Andie MacDowell y Maggie Elizabeth Jones, y se estrena en los cines de nuestro país el próximo viernes, 4 de Noviembre. ¿Qué podemos esperar? Podemos asegurar que esta «Footlose» no hará bailar a toda una generación como hizo su precedente pero quizás, solamente quizás, si Craig Brewer consigue ofrecer un punto de descaro, alejarse del estilo «Dirty Dancing», no será un fiasco. (www.footloosemovie.com)

{youtube}xE8h7iab1iY{/youtube}