Si te importa lo que tus vecinos, tu familia y el que te lee alguna que otra vez lo que escribes en un blog piensen de tí no puedes decir que “Borat” te parece alta comedia. Tampoco puedes llevar a tu novia al cine a verla, ni a tu primita pequeña y su amiguita, ni recomendársela a tus viejos, abuelos y otras personas decentes  porque se pondrá en entredicho tu integridad y tu sano juicio.

No se puede mostrar la imagen “https://www.via-news.es/images/stories/cine/Resenyas/borat.jpg” porque contiene errores.“Borat”

 

Imagen activa

Titulo Original: Borat: Cultural Learnings of America for Make Benefit Glorious Nation of Kazakhstan
Año: 2006
Duración: 84 min.
País: Estados Unidos
Director: Larry Charles
Guión: Sacha Baron Cohen, Anthony Hines, Peter Baynham, Dan Mazer
Música: Erran Baron Cohen
Fotografía: Anthony Hardwick, Luke Geissbuhler
Reparto: Sacha Baron Cohen, Pamela Anderson, Ken Davitian, Pat Haggerty, Alan Keyes
Productora: 20th Century Fox

————————————————

Ahora bien, si por alguna extraña razón alguien se deja llevar por el éxito de taquilla, los números de recaudación y lo que dicen por ahí algunos desaprensivos que escriben en los medios de comunicación ha de saber que Sacha Baron Cohen es un transgresor en toda regla como ya demostró en “Ali G” y en todas sus apariciones públicas. Es el típico humorista incómodo que se ríe de cualquier institución y que usa cualquier tabú como medio habitual de expresión y por lo tanto todo lo que tenga que ver con nuestras miserias políticas, sociales o sexuales va a parecer de un modo u otro tamizado por un sentido del humor que es todo menos de alto standing  ¡¡¡¡Si Ernest Lutbisch o Gregory La Cava levantaran cabeza volverían a bajarla!!!!

Avisados pues que esta película es la quintaesencia del humor grueso, de la transgresión a todos los niveles y de lo políticamente incorrecto solo os queda decidir si pasáis de ella u os arriesgais a verla con los amigotes, sin prejuicios y con buena disposición a ver una auténtica gamberrada. Por así decirlo y para que nos entendamos esta es la típica película que se coge con los colegas para verla entre fumeteos o unos tragos de cerveza y en la que sólo caben nerviosas risotadas o la más completa repulsa.

Podemos argumentar que hay algo más, que no sólo es transgredir por transgredir, que hay detrás una ácida e incisiva crítica social a un montón de prejuicios y actitudes que como poco ponen los pelos como escarpias (¡¡¡¡hay momentos que provocan auténtico terror como el de “los amigos de Jesús”). Bueno sí, es cierto, este hombre no deja títere con cabeza y hay que reconocer que sabe muy bien cómo hacer que su personaje kazajo resulte hilarante y que la forma en que la película está filmada, a modo de documental, resulte especialmente apropiada para que parezca que, en efecto, es capaz de cualquier barrabasada introduciéndose en un ambiente “real”, no elaborado para la filmación de la película; pero según mi parecer hay una forma de conseguir lo mismo que resulta elegante (se puede comprobar en cualquier película de Billy Wilder).

Borat” es eso, es una gamberrada de tomo y lomo, no te la puedes tomar en serio y está pensada y concebida para escandalizar, para levantar del asiento a aquellos que critica y para convertir en carcajada el impacto que produce cada escena que se sale de madre. Si valoramos una película por lo que quiere conseguir y por si lo consigue podríamos decir que “Borat” es perfecta. Otra cosa es que alguien como el mendas la considere la mejor comedia del año como se dice por ahí. Más bien yo diría que es esa típica película casual, momentánea que de pronto un día te saca de las miserias de tu rutina, que te hace troncharte de un modo casi perverso y que finalmente dejas atrás como esa gamberrada que tanto te divirtió un día en que quisiste saltarte las normas para sentirte “vivo”.

En cualquier caso me parece bien que haya películas así. Es importante que haya gente capaz de reírse de todo y es importante que nuestro reverso “tenebroso” descargue de esta manera sus ímpetus y no de otra forma y para reír, aunque sea de cosas como las que vemos en “Borat” siempre hay tiempo ¿o no? Dejaremos para otro día las sutilezas y el humor de la alta comedia.