La adicción al sexo es un asunto lo suficientemente serio, turbador, y/o provocador, como para dar forma a películas tan retorcidas (para calificarlas de alguna manera) como “Nymphomaniac” de Lars Von Trier, “Shame” de Steve McQueen o “Crash” de Paul Haggis, pero parece que la mezcla entre comedia ligera y drama de “Amor sin control” no ha sabido encontrar el enfoque ni el tono adecuado.

“Amor sin control” (“Thanks for sharing”) es la opera prima del debutante Stuart Blumberg (guionista de “Los chicos están bien” y “La vecina de al lado”), protagonizada por Mark Ruffalo (el Hulk de “Los Vengadores”) y Gwyneth Paltrow, una actriz que ascendió muy rápido (Globo de Oro y Óscar a la mejor actriz por “Shakespeare in love” en 1998) para caer con estrépito… como tantos otros actores galardonados con la estatuilla dorada. Esta ‘maldición del Óscar’ suele señalar a algunos actores que, tras alcanzar el éxito con una estatuilla dorada, desaparecen en el olvido para no recuperar nunca más el lugar de prestigio que habían alcanzado: F. Murray Abraham, Brenda Fricker, Linda Hunt, Marlee Matlin, Mercedes Ruehl, Mira Sorvino, Cuba Gooding Jr., Roberto Benigni, Richard Dreyfuss, Louise Fletcher,… y Gwyneth Paltrow. En realidad Paltrow aún puede contar algún éxito de taquilla esporádico, como su papel de Pepper Potts en “Iron Man” o de Rosemary en “Amor Ciego”, que permiten evitar que hablemos de fracaso y olvido.

La película nos explica la historia de Adam, un ex-adicto al sexo que después de varios años en tratamiento empieza a salir con Phoebe, que desconoce su enfermedad. Con la ayuda de su grupo de apoyo, intentará que su adicción no sea un problema para mantener una relación normal con su pareja. 
“Amor sin control” cuenta también en su reparto con un veterano de galones como Tim Robbins, Josh Gad (“Los becarios”), Patrick Fugit (“Casi famosos”), Joely Richardson y la cantante Pink acreditada con su nombre real Alecia Moore (“Los Ángeles de Charlie: Al límite”, “Rollerball”) como una de las personas que acuden a la misma terapia que el protagonista.

{youtube}xVJCV7AQlHI{/youtube}