Algunos de los enemigos de Batman no son más que pobres tipos que tuvieron mala suerte. Clayface fue el resultado de un cosmético experimental, Mr. Frío nació como villano a causa de un experimento de criogenia fallido mientras buscaba una cura para la enfermedad de su esposa, así como también Man-Bat también surgió de un error, cuando el doctor Kirk Langstrom trabajaba en un remedio para la pérdida de audición. Incluso el Joker fue, tiempo atrás, un desgraciado sin suerte que se convirtió en un psicópata tras un inesperado baño de ácido. Pero, de todos ellos, Dos Caras es el más desafortunado de los malvados que antaño fueron aliados del Hombre Murciélago.

"Pura Maldad: Dos Caras" (Varios autores, ECC Ediciones)De todos los enemigos de Batman, Harvey Dent es sin duda el más trágico y el más ambiguo. El suceso que desfiguró su rostro lo convirtió en una criatura irresoluta, escindida entre el bien y el mal, que decide su destino (y el de los demás) lanzando una moneda al aire. Unas veces es un hombre piadoso, otras, un psicópata sanguinario. Tanto en una modalidad como en otra, siempre es Dos Caras.

La colección de ECC EdicionesPura Maldad” nació con el objetivo de reunir, en un solo volumen, algunas de las historias más representativas de los villanos más populares de la galería de antagonistas de DC Comics, y uno de los más célebres de los enemigos del Caballero Oscuro es ahora el protagonista de una nueva entrega de esta antología: Dos Caras.

Dos Caras es uno de los villanos más conocidos de la galería de enemigos del Hombre Murciélago, creado por los padres de Batman, Bill Finger y Bob Kane, en el año 1942 para el número 66 de la mítica revista “Detective Comics“. Como sabe casi cualquier aficionado a Batman, antes de convertirse en el villano Dos Caras fue Harvey Dent, fiscal de distrito de Gotham City y un fiel aliado y amigo de Batman. Cuando la mitad de su rostro quedó desfigurado (por razones que cambian según la versión, las dos cinematográficas o las de los cómics), Dent quedó traumatizado y desarrolló una severa enfermedad mental que se podría asimilar a un trastorno de identidad disociativo, lo que antes se llamaba trastorno de personalidad múltiple.
Y aunque en ocasiones Harvey Dent parece plenamente consciente de su doble personalidad y del mal que le aqueja, casi siempre basa sus decisiones en la comunicación entre sus dos mitades opuestas, dos individuos diferentes que conviven en su interior, simbolizados en las dos caras de una misma moneda. Cada lado representa uno de los dos estados en que quedó su rostro, las dos personalidades que aparecieron tras el trauma, la del viejo Harvey Dent y el nuevo Dos Caras, y aunque cada personalidad posee una forma de ser y comportarse consistente y distintiva, y una memoria e historia personal, el individuo en su conjunto nunca está fuera del contacto con la realidad.
De hecho los cómics de Batman pueden servir perfectamente para aprender conceptos básicos acerca de trastornos psicológicos y desordenes mentales. Entre la galería de villanos del Caballero Oscuro tenemos piscópatas como el Joker, cleptómanos y narcisistas como Selina Kyle, sociopatas como el Espantapájaros, esquizofrenicos como el Sombrero Loco, el complejo de inferioridad de Edward Nigma, el complejo de Edipo del Pingüino, el trastorno límite de la personalidad de Harley Quinn y el trastorno bipolar de Harvey Dent, que le llevó a convertirse en Dos Caras. Y Batman, por supuesto. Bruce Wayne tampoco se libra de un buen montón de trastornos mentales.

Segun los cómics, Harvey Dent se convirtió en el criminal Dos Caras cuando la mitad izquierda de su cara quedó desfigurada al ser rociada con ácido durante el juicio conra el mafioso Salvatore Maroni. El hombre enloqueció, se manifestó un problema mental latente y el villano hizo su aparición. Harvey Dent se obsesionó con los opuestos, y desde ese momento decidió que todas sus decisiones, entre el bien o el mal, mediante el lanzamiento de una moneda. El azar es igual para todos. No discrimina. Sí, Harvey Dent lo tenía todo o, al menos, todo aquello que un hombre puede desear: fama, fortuna, salud y amor. Y lo perdió todo de un solo golpe. De la noche a la mañana el prometedor fiscal de la ciudad de Gotham City se convirtió en uno de los villanos más terribles de la ciudad a la que había prometido proteger.
Es a la versión de papel que hoy nos referimos, al Harvey Dent desfigurado por el ácido de Maroni tal y como nos lo contaron Kane y Finger en 1942, pero no hay que olvidar que a Dos Caras lo hemos podido ver en varias ocasiones en la pantalla, de cine y de televisión, con unas versiones ligeramente diferentes. Tanto de su origen como de su personalidad. La del actor Aaron Eckhart en la película “Batman: The Dark Knight” de Christopher Nolan es quizá su encarnación más fiel y afortunada, y aunque quisieramos no mencionar a Tommy Lee Jones en la insoportable “Batman: Forever” de Joel Schumacher, no debemos ignorar ni a Billy Dee Williams en el “Batman” de Tim Burton, ni a Nicholas D’Agosto en la serie “Gotham”, ni la acertada versión de la serie animada televisiva de los años noventa. ¡Y no nos olvidamos de “LEGO: Batman la Pelicula”, donde Dos Caras contaba con la voz de Billy Dee Williams!

Así, ECC Ediciones continúa con la publicación de la colección “Pura Maldad” repasando la trayectoria del malvado villano dual por medio de una sucesión de relatos memorables realizados por autores como los guionistas Andrew Helfer, David Hine, Gerry Conway, J.M. DeMatteis, Max Allan Collins y Sholly Fisch, y los dibujantes Andy Clarke, Chris Sprouse, Dave Cockrum, Don Newton, Doug Wheatley y Scott McDaniel, que reúne algunos de los enfrentamientos más relevantes de Dos Caras con el Caballero Oscuro, incluido su primera aparición, firmada por Bob Kane y Bill Finger. Son un total de nueve historias, que nos ofrecen un viaje a través del tiempo, desde el año 1942 hasta la actualidad, siguiendo los pasos de Dos Caras por el díptico formado por “Mejor medio héroe…” y “… Es mejor que ninguno”, “Tal para cual”, “Una segunda oportunidad”, “El ojo observador”, “Crime and punishment”, “Doble enjuiciamiento” y “¡Dos caras por dos!”, y nos ofrecen la mayoría de elementos representativos del villano dual: la moneda, sus cicatrices físicas y emocionales, las decisiones dejadas al azar de una cara o cruz, su relación enfermiza de amistad y odio con el Caballero Oscuro, la venganza contra quienes le convirtieron en lo que es… e incluso una historia con dos finales, cuyo desenlace deja el autor en manos del lector y una moneda.
En resumen, una selección desordenada, heterogénea aunque ciertamente representativa, con mucha paja y poco material de interés salvo la primera aparición del personaje en formato papel, que es una joya.

El que fuera el respetado fiscal de distrito de Gotham City, Harvey Dent, es ahora un monstruo por voluntad propia, una criatura que la sociedad excluye y aparta, a la que se enfrenta y amenaza. Su locura es un agente del mal y del caos, pero también la manifestación de una tragedia, y la selección de relatos incluidos en este volumen son un fiel reflejo de su historia.

Pura Maldad: Dos Caras
Guión: Andrew Helfer, Bill Finger, Bob Kane, David Hine, Gerry Conway, J.M. DeMatteis, Max Allan Collins, Sholly Fisch
Dibujo: Andy Clarke, Bob Kane, Chris Sprouse, Dave Cockrum, Don Newton, Doug Wheatley y Scott McDaniel
Fecha de publicación: Noviembre de 2017
ISBN: 978-84-17243-36-4
Formato: 25x16cm. Cartoné. Color.
Páginas: 240
Precio: 23,00 euros