Sony se ha llevado por delante a Microsoft en la E3 2013 al anunciar que la PlayStation 4 costará 399 euros (100 menos que la Xbox One), no capará los juegos de segunda mano y tampoco necesitará de conexión a internet para jugar.