En 1997 el director Kevin Smith realizaba su mejor película, “Chasing Amy“, una comedia romántica sobre un dibujante de cómics perdidamente enamorado de una lesbiana, Alyssa, con la que entabla amistad y una relación abocada al fracaso. Con Ben Affleck y Joey Lauren Adams como protagonistas, la carrera de Smith empezó aquí un declive que aún no ha corregido.