Sally Menke, de 56 años, montadora habitual de las películas de Quentin Tarantino, apareció muerta recientemente en extrañas circunstancias cerca de Green Oak Drive, en Los Ángeles. Nominada al Oscar en dos ocasiones, también había participado en la producción de “Mullholland Falls” o “El cielo y la tierra” entre otras películas.