***

Danny DeVito logra una más que correcta y entretenida adaptación del clásico de Roald Dahl que, aunque está dirigida al público infantil,  los mayores también pueden disfrutar gracias a algunos guiños de humor con mala baba y que no es el típico título “amable” y ñoño que hacían en otros tiempos. El cocktail entre caricatura, sátira, acción, fantástico y relato sentimental no sólo no rechina, sino que combina bastante bien y hay suficientes atractivos para todos los públicos, haciendo que sea un título especialmente indicado para el visionado en familia. El argumento gira en torno a Matilda, una niña con poderes y gran interés por aprender, que nace en la familia equivocada, pero más allá de eso el guión ofrece más lecturas que invitan a reflexionar sobre la educación en casa y en el colegio y sobre la sociedad en la que vivimos.