El escritor estadounidense Harry Harrison, autor de novelas de ciencia-ficción, fallecía el pasado miércoles a los 87 años. Autor de una extensa producción literaria, saltó a la fama gracias a «Bill, héroe galáctico» y, sobre todo, a la distopía «¡Hagan sitio! ¡Hagan sitio!«, en la que el escritor norteamericano fabulaba sobre los problemas de un mundo superpoblado y que saltó a la gran pantalla como «Soylent Green» («Cuando el destino nos alcance»), dirigida en 1973 por Richard Fleisher y protagonizada por Charlton Heston y Edward G. Robinson.