Nueve carteles de películas de próximo estreno, o de reciente estreno, donde conviven humildes sleepers y ambiciosos blockbusters que se preparan para el invierno y el nuevo año, donde comparten espacio los ganadores del favor de la crítica y el público y los grandes derrotados de la taquilla, los premios y los festivales: Aviones, Justin y la Espada del Valor, Percy Jackson y el Mar de los Monstruos y Rush.

«Aviones» («Planes») empezó como un encargo de Walt Disney Pictures a su división DisneyToon, responsable de varios largometrajes para DVD como «El Rey León 2: El tesoro de Simba» y series para la televisión y, en principio, este spin-off de los «Cars» de Pixar estaba destinado al mercado doméstico. En principio, un largometraje menor. Pero el éxito de «Cars» y «Cars 2» ha hizo que los directivos de Walt Disney Pictures cambiasen de opinión, puesto que el mercado del merchandising les prometía un suculento beneficio si los aviones animados llegaban a la gran pantalla. Incluso si las recaudaciones del box-office quedaban por debajo de las expectativas.
«Planes», dirigida por Klay Hall y con la voces originales de Val Kilmer, Julia Louis-Dreyfus, Teri Hatcher, Brad Garrett, John Cleese y Dane Cook, contará la historia de Dusty, un humilde avión fumigador de pueblo que sueña con surcar los cielos junto a los grandes y formar parte de la carrera área más épica que existe… pese a su miedo a las alturas. Así que, recurre a un experimentado aviador naval que le ayudará a clasificarse para retar al vigente campeón del circuito de carreras. Dusty demostrará su valor para alcanzar alturas inimaginables y enseñará al mundo lo que hay que hacer para levantar el vuelo. (www.disneyaviones.net)

«Justin y la Espada del Valor» («Justin and the Knights of Valour») de Manuel Sicilia es una película de animación en formato 3D al estilo de las producciones norteamericanas del género y lejos, muy lejos, del estilo de «Chico y Rita», de «Arrugas», de los franceses de Gobelins o del japonés de Studio Ghibli. 
Producida por Kandor Graphics («El Corazón Delator», «La Dama y la Muerte», «El Lince Perdido») y el actor Antonio Banderas, quien además presta su voz a uno de los personajes clave en las versiones en castellano e inglés, con un presupuesto inusualmente elevado de 22 millones de euros, «Justin y la Espada del Valor» está ambientada en un mágico mundo medieval con el que los niños siguen soñando, una emocionante historia que nos habla de la constancia con que un chico persigue su propio sueño: convertirse en caballero. Una aventura llena de emoción, acción y diversión, en la que se entremezclan la amistad, el honor y el valor.
En «Justin y la Espada del Valor» Justin vive en un reino que ha desterrado a los caballeros y está ahora gobernado por burócratas. Su sueño es llegar también a ser caballero, uno de los «Caballeros del valor», pero su padre Reginald, alto consejero de la corte, pretende que su hijo siga sus pasos y se convierta en abogado. Asaltado por las dudas, Justin visita a su abuela Gran, que le contará la verdadera historia de su abuelo: Sir Roland fue el caballero más noble del reino, y lo defendió con su vida hasta que fue asesinado por el malvado Sir Heraclio. Contra los deseos de su padre, y tras despedirse de Lara, su amor platónico, Justin escapa en pos de su sueño iniciando así el camino para convertirse en Caballero. Por el camino conoce a la guapa y luchadora Talía, al excéntrico mago con trastornos de personalidad, Melquiades, al apuesto y caradura Sir Antoine y es entrenado por tres sabios monjes, Blucher, Legantir y Braulio que le instruirán en las enseñanza de los viejos caballeros y le pondrán a prueba. A pesar de no ser el mejor candidato para ser caballero, Justin tendrá que probarse así mismo cuando el malvado Sir Heraclio y sus acólitos, liderados por Sota, regresen amenazando con destruir el Reino.
La versión inglesa de la película cuenta con actores de la talla de Freddie Highmore («Descubriendo el País de Nunca Jamás», «Charlie y la Fábrica de Chocolate») en el papel de Justin, Saoirse Ronan («Hanna», «Expiación, Más Allá de la Pasión»), Julie Walters, Alfred Molina, Mark Strong, Rupert Everett y el propio Antonio Banderas y el elenco en su versión en castellano, por su parte, cuenta con voces poco conocidas salvo Banderas y la actriz Inma Cuesta. (www.justinylaespadadelvalor.es)

La saga literaria «Percy Jackson y los dioses del Olimpo» es una serie de aventuras y fantasía escrito por Rick Riordan  (una saga que cuenta con cinco novelas publicadas: «The Lightning Thief», «The Sea of Monsters», «The Titan’s Curse», «The Battle of the Labyrinth» y «The Last Olympian»), ambientada en la época actual pero que recupera elementos propios de la mitología clásica. 
En su búsqueda desatada en Hollywood de un heredero para las películas de Harry Potter y la saga Crepúsculo, que recogiera el testigo, 20th Century Fox adquirió los derechos de los libros de Riordan y dio forma a «Percy Jackson y el ladrón del rayo» («Percy Jackson & the Olympians: The Lightning Thief «) con Chris Columbus en la silla del director, un experto en este tipo de películas como ya demostró con «Harry Potter y la Piedra Filosofal», para adaptar el primer libro de Riordan. El resultado no fue el esperado, y ni la taquilla respondió como se esperaba ni la crítica fue generosa con la propuesta. Fracaso sería la palabra que mejor definiría lo que sucedió.
Tras los acontecimientos narrados en «Percy Jackson y el ladrón del rayo», el semidiós hijo de Poseidón Percy Jackson no se siente un héroe. Salvó el mundo en una ocasión, pero está empezando a pensar que pudo ser fruto de la casualidad. Y ahora la pregunta es: ¿ha resultado ser un fiasco? Ahora que Percy ha descubierto que tiene un hermanastro que es un monstruo, se pregunta si ser el hijo de Poseidón es una bendición o, más bien, una maldición. Sin embargo, Percy no tiene tiempo que perder. Las fronteras mágicas del Campamento Mestizo están cayendo y una horda de monstruos mitológicos amenaza con destruir el santuario de los hijos de los dioses.
Para salvar el refugio de los semidioses, Percy y sus amigos deben encontrar el legendario vellocino de oro mágico. El viaje les lleva hasta Washington, D. C. y la costa de Florida, donde se embarcan en una peligrosa odisea a través de las aguas del inexplorado y mortífero Mar de los Monstruos, al que los humanos conocen como Triángulo de las Bermudas. En su aventura se tienen que enfrentar a un toro gigante mecánico que escupe fuego, a criaturas terroríficas del mar, a cíclopes gigantes y otros semidioses de lealtades desconocidas. Las espadas están en todo lo alto y si Percy no sale victorioso, el Campamento Mestizo dejará de existir y el Olimpo sucumbirá.
La adaptación cinematográfica de la segunda novela de la serie de Rick Riordan, «Percy Jackson y el Mar de los Monstruos» («Percy Jackson: Sea of Monsters»), con un guión de Scott Alexander, Marc Guggenheim y Larry Karaszewski, vuelve a estar protagonizada por Logan Lerman («El Patriota», «Las ventajas de ser un marginado»), Alexandra Daddario, Brandon T. Jackson y Jake Abel, a los que se añaden Nathan Fillion y Stanley Tucci, y donde Thor Freudenthal («Hotel para perros», «El diario de Greg») ocupa la silla del director que deja vacía Columbus. (www.percyjacksonyelmardelosmonstruos.es)

En 1976 el automovilismo aún no era un espectáculo televisivo como es hoy, sino que era casi una religión y la muerte entraba en juego en cada jornada. Con la muerte de Ayrton Senna, en el año 1994 en Ímola, las normas de seguridad se endurecieron y la magia se diluyó. Hoy, ni los Vettel, ni los Alonso, ni los Hamilton tienen la mitad de carisma ni valor que tenían en los años setenta James Hunt o Niki Lauda, o que Prost y Senna en los ochenta.
Es curioso constatar que, hasta hoy, la Fórmula 1 salvo contadas incursiones puntuales y como mero telón de fondo apenas había tenido presencia en la gran pantalla, a diferencia de la fórmula Indy norteamericana con «Días de trueno», «Winning» e incluso «Cars», y por eso es agradable descubrir una película que se centrará en el mundo del automovilismo y, en concreto, en el enfrentamiento que tuvieron en la pista, y fuera de ella, dos ídolos de este deporte en los años setenta.
El director Ron Howard («Splash», «Cocoon», «Willow», «Apolo 13», «Una mente maravillosa»,…) dirige el biopic deportivo «Rush» con un guión de Peter Morgan («El desafío, Frost contra Nixon»), que nos muestra la rivalidad de dos pilotos de Fórmula 1 de los años setenta, durante la glamourosa y espectacular Edad de Oro del automovilismo, el británico James Hunt (fallecido en 1993) y el austríaco Niki Lauda, y para obtener la máxima verosimilitud cuentan con el apoyo de la FIA (la Federación Internacional de Automobilismo) y las escuderías. La película relata la relación entre el apuesto playboy inglés Hunt y su metódico y brillante oponente Lauda, entro y fuera de la pista, presionándose a sí mismos hasta llegar al límite de su resistencia física y psicológica en un mundo donde no existían atajos hacia la victoria ni margen de error. Si cometías uno, morías. O casi, como el trágico accidente de Lauda en Nurburgring, que estuvo a punto de costarle la vida por las graves quemaduras que sufrió en su cuerpo y que cambiaría la relación entre los dos pilotos para siempre.
«Rush» está protagonizada por Natalie Dormer, Chris Hemsworth, Olivia Wilde y Daniel Brühl, y llega a la cartelera de nuestro país el próximo viernes.(www.rushmovie.com)

{gallery}cine/ensalada589{/gallery}