«Eleanor and the Egret» es una maravillosa sorpresa de la editorial Aftershock Comics, firmada por dos autores acostumbrados a sorprender a sus lectores por sus alocados planteamientos.

Eleanor and the Egret 1
Eleanor and the Egret Volume 1: Taking Flight (15 USA)
Fecha de edición: septiembre de 2019
Guión: John Layman
Dibujo: Sam Keith
Color: Ronda Pattison
Formato: Cartoné, 136 págs. Color.
14,95€

El ladrón de arte más atrevido de París ha vuelto a atacar, y la policía ha asignado a su mejor detective al caso. ¿Su única pista? Una pluma blanca en la escena del crimen. ¿Podría esta pluma pertenecer al ladrón? ¿O, lo que es más probable, al cómplice del ladrón, una descomunal garza parlanchina? ¿Podría ser que esta investigación lo llevara hasta algo aún más extraño? (Respuesta: Todas las anteriores son ciertas).

Presentando un peculiar e inolvidable relato de pájaros y bandidaje, pinturas y mascotas, hurto, amor y… ¿asesinos que empuñan lampreas? Del legendario creador de The Maxx y cocreador de Sandman, Sam Kieth, y del considerablemente menos legendario creador de Chew, John Layman.

John Layman es conocido por ser el creador de Chew, una más que alocada historia de detectives que investigan en un mundo ucrónico en el que la gripe aviar causó estragos entre la población y cuyo protagonista puede “ver” lo sucedido con una víctima al ingerir parte de la propia víctima, por otra parte tenemos a Sam Kieth, creador de una serie de culto llamada The Maxx (y con ayuda de William Messner-Loebs y de Alan Moore) en la que una trabajadora social vive aventuras en el mundo de los sueños de Pangea. De la mezcla de ambos autores es de esperar que salga algo realmente atípico y Eleanor and the Egret es una historia atípica, que baila entre lo noir y lo fantástico marcada por el paso que el dibujo de Kieth, que nunca defrauda, impone y que ha desconcertado a la crítica que no sabe cómo etiquetar esta historia.

Personalmente me decantaría por considerar Eleanor and the Egret como un cuento lírico, y es que por un lado conocemos la historia de Eleanor y su garza y qué les ha llevado a convertirse en ladrones de cuadros de una afamada artista. Hay tiempo para una historia de amor y otra de venganza, para correr peligro y para ser despedido, para reir y para llorar. ¡E incluso da tiempo a un precioso epílogo!

Eleanor and the Egret es una historia de empoderamiento femenino, allá donde otros autores harían que la protagonista recurriera a un hombre para rescatarla Layman se centra en convertir a Eleanor en la principal voz de la historia, con su “mascota” como recurso principalmente humorístico, y ambas en busca de una venganza que tiene Paris como escenario y homenaje a la BD.

El trabajo de Sam Kieth se basa en el arte abstracto y el surrealismo, con unas viñetas más próximas a expresar que a demostrar sobre el papel, a utilizar la sencillez del trazo para evocar sentimientos y sensaciones. Es un dibujo, y una historia, inclasificables porque pocos autores trabajan a su nivel e incluso por la paleta de colores que Ronda Pattison utiliza.

En definitiva, Eleanor and the Egret es un maravilloso cuento lírico para paladares delicados que sepan apreciar el arte del trabajo de Layman y Kieth.