Antes de Benedict Cumberbatch y Robert Downey Jr., Nicholas Rowe fue un joven Sherlock Holmes con su Watson investigando una extraña oleada de suicidios en el Londres victoriano. Con guión de Chris Columbus y dirección de Barry Levinson, esta “Young Sherlock Holmes” fue una entretenida película de aventuras y misterio para adolescentes de las que ya no se hacen. Curiosidad: el equipo técnico contaba con un joven John Lasseter, que colaboró en crear efectos visuales con ordenador.