Uno de los cortos más divertidos, imprevisibles, absurdos, alocados y surrealistas de la historia del cine, “El secdleto de la tlompeta“, escrito y dirigido por Javier Fesser en 1995 (su segundo corto después de “Aquel ritmillo“), ganó numerosos premios y sirvió de antesala a su primer largo, “El milagro de P. Tinto“. La historia es difícil de explicar: la alocada y castiza odisea de Pinedo, el empleado de una gasolinera perdida de la ‘España Profunda’, cargado con dos bombonas de butano, que es perseguido por dos guardia civiles, se sube a la bicicleta de un apacible párroco, mientras el guarda forestal del Bosque de Álamos Milenarios de Bustarviejo busca osos y el portero de una finca barre la escalera…

Protagonizada por Ramón Langa, Pablo Pinedo, Pietro Olivera, Guillermo Fesser y Juan Luis Cano, “El secdleto de la tlompeta” se podría encajar dentro del género del surrealismo posmoderno español… si es que esta categoría existiese.