Geri esperaba comenzar los mejores años de su vida en la universidad de sus sueños, pero no podrá ser. En la Hungría socialista de mediados de los ochenta la gente podía verse obligada a espiar y denunciar incluso a sus propios amigos.