La noticia no es nueva, pues tiene ya casi un mes, pero hemos necesitado un tiempo para saborearla como es debido. En lugar de abalanzarnos y reproducir la nota de prensa de Dib·buks nos hemos tomado un respiro. Para disfrutarla y para buscar las palabras exactas que expliquen los motivos de nuestra justificada satsfacción.
 
 
¿Quién no conoce a Spirou, Fantasio, el Marsupilami, la ardilla Spip, Zorglub, Seccotine o el conde de Champignac? 
 
Las aventuras de Spirou y Fantasio fueron creadas originalmente por Robert Velter ‘Rob-Vel’ para la revista “Le Journal de Spirou” en 1938, y es uno de los clásicos eternos e imprescindibles del cómic europeo. Con 75 años recién cumplidos se mantiene tan joven como el primer día. Mejor incluso. El tiempo le ha sentado muy bien al botones del Moustic Hotel y los autores que han trabajado en sus aventuras, así como los spin-off o hors-série (“El pequeño Spirou” de Tome y Janry o las aventuras del Marsupilami en solitario en la selva de Palombia), han dejado huella y son referentes ineludibles del BD francobelga. Es un hecho consensuado que el máximo nivel lo alcanzó el maestro André Franquin, y solamente Tome y Janry (bueno, y el murciano José Luis Munuera, por supuesto) demostraron ser dignos continuadores de la labor del belga de la Escuela de Marcinelle con los personajes, pero los álbumes de Spirou y Fantasio son un género en si mismo que, en su mayoría y afortunadamente, han ido llegando a nuestro país y en nuestro idioma. En cuentagotas, pero la mayoría han sido publicados en castellano, por Planeta DeAgostini.
 
La editorial madrileña de cómics Dib·buks, fundada por Ricardo Esteban, ha publicado más de doscientos títulos desde su nacimiento, allá por el año 2004, y eso significa que este año 2014 ha cumplido su primera década de vida. Por un lado lo hemos podido disfrutar con una selección de lo mejor de su catálogo en su colección “10 Pepitas” o su nueva página web y, por otro, con la exposición itinerante “10 años de cómic” en la librería Fnac que ha pasado por Madrid, Barcelona, Valencia y San Sebastián donde reunía originales y reproducciones de más de una veintena de autores españoles e internacionales. Y tenía guardada una sorpresa para su décimo cumpleaños que recientemente ha descelado: a partir del año 2015 Spirou se integrará al catálogo de Dib·buks.
 
El botones Spirou, pero también sus amigos Fantasio, la ardilla Spip, el científico chiflado Champignac o el Marsupilami, y sus antagonistas Zorglub, Zantafio o Cianuro. Y con ellos volveremos a viajar hasta los Siete Budas para rescatar a Longplaying, nos enfrentaremos a John Helena y los Hombres Burbuja para recuperar el pecio del ‘Discreto’, ayudaremos a Marcelin Switch a rescatar al rey Ladislas de Bretzelburg, nos adentraremos con Seccotine en las selvas de Palombia para conocer los signulares hábitos de la familia del Marsupilami, lucharemos por detener a la androide Cianuro,… Un total de 54 volúmenes publciados, realizados por hasta doce autores diferentes como Jijé (creador de Fantasio), Franquin, Fournier, Chaland o Janry (con Tome a los guiones). Y nuestro Munuera! Tras un largo paréntesis a principios de siglo (durante los cuales solamente se publicó la parodia de Lewis Trondheim titulada L’accélérateur atomique), la llegada de Morvan y Munuera a la serie de Franquin significó un soplo de aire fresco al clásico del cómic belga. Además de la serie principal Spirou y Fantasio, el personaje cuenta con la colección especial “Una aventura de Spirou y Fantasio por…”, con volúmenes autoconclusivos creados por artistas invitados.
 
En su nota de prensa Dib·buks nos informaba que iba a incorporar a su catálogo todos estos álbumes, sin olvidarse de los integrales, a partir de febrero de 2015 a un ritmo de cuatro títulos por año. Además de los títulos inéditos, la editorial contará con nuevas traducciones para los clásicos. 
 
Las palabras de Ricardo Esteban son toda una declaración de intenciones de una editorial a la que aquí, en ViaNews, tenemos un cariño especial puesto que tienen una línea editorial que parece alimentarse de nuestros sueños más íntimos: “Dentro de nuestra decidida apuesta por el cómic y la novela gráfica juvenil, Spirou va a destacar con luz propia. Tanto por su estilo gráfico como por sus historias, llenas de aventuras, viajes e inventos descabellados. Es una serie cien por cien Dibbuks”. Y por este motivo la editorial francesa Dupuis, madre de Spirou, le ha confiado su serie más internacional y su buque insignia.