****

Debo reconocer que, en mi caso, no tenía grandes expectativas con esta adaptación del juego de rol y probablemente eso juegue a su favor a la hora de valorarla hasta el punto de que le haya dado fácilmente una estrellita más de lo que quizás merezca (ya sabes, cuando algo te sorprende logra un plus por pura simpatía). El caso es que, como se dice vulgarmente “la disfrute como un enano” y creo que ese y no otro es el objetivo de una película que no se toma muy en serio a sí misma y que, precisamente con su desenfado procura hacer pasar un buen rato a quien la ve. Como no podía ser de otro modo aventura, acción y humor son los ingredientes de un relato fantástico muy coral en el que no hay cabida para el respiro ni para el aburrimiento porque la narración avanza viento en popa con lo que se convierte en título ideal para visionado familiar vespertino. Una de esas películas que quizás nunca sean de tus favoritas, pero que recordarás con agrado.