Marvel Studios ha recuperado la propiedad de cuatro personajes de los que vendió los derechos a terceros: Daredevil, el Castigador, el Motorista Fantasma y Blade. Todos ellos han tenido ya sus respectivas (y en la mayoría de los casos, mediocres) adaptaciones cinematográficas, y no se sabe si Marvel los rescata para poderlos aprovechar… como simples secundarios de Iron Man y compañía.