Sexagésimo sexta entrega de esta sección de ViaNews con reseñas breves de cómics, libros, películas, videojuegos, series de televisión, e incluso música, de hoy y de ayer, que merecen la pena recuperar del olvido de nuestras estanterías, buscar un ejemplar en buen estado en un mercadillo, o incluso acercarse a una tienda cercana antes de que se agote: Stardust, Dragonheart y Pinky y Cerebro.

 

image1

 

«Stardust» (Neil Gaiman, 1999).
Aunque la película homónima de Matthew Vaughn no está nada mal, aquí os recomendamos fervientemente la segunda novela del escritor británico Neil Gaiman titulada «Stardust», un cuento fantástico para todos los públicos publicado originalmente en 1999, ilustrado por Charles Vess. Hadas, amores imposibles, piratas, bajeles voladores y fantasmas, con un estilo clásico, ingenuo y ochentero, como «La princesa prometida».

«Dragonheart» (Rob Cohen, 1996).
Quizás hoy nos parezca algo pobre, sobretodo si lo comparamos con el Smaug de «El Hobbit» de Peter Jackson, pero Draco, el último dragón vivo de la película «Dragonheart» de Rob Cohen que contaba con el rostro y la voz de Sean Connery, nos sorprendió y nos dejó con la boca abierta a finales de los años noventa. La historia de como cedía medio corazón a un joven príncipe que se volvía malvado y despiadado cuando se hacía mayor, un Joffrey cualquiera, era un bonito cuento de fantasía.

«Pinky y Cerebro» (1995-1998).
Los ratones Pinky y Cerebro aparecieron a partir de 1995 en la serie de dibujos animados «Animaniacs», para después contar con su propia serie de televisión «Pinky and the Brain», producida por Steven Spielberg. Los dos ratones de color blanco viven en los laboratorios Acme, y mientras Cerebro dispone de gran inteligencia y quiere conquistar el mundo, Pinky es simplón y feliz. «¿Qué vamos a hacer esta noche? Lo mismo que hacemos todas las noches, Pinky, ¡Tratar de conquistar al mundo!».