Sexagésimo segunda entrega de esta sección de ViaNews con reseñas breves de cómics, libros, películas, videojuegos, series de televisión, e incluso música, de hoy y de ayer, que merecen la pena recuperar del olvido de nuestras estanterías, buscar un ejemplar en buen estado en un mercadillo, o incluso acercarse a una tienda cercana antes de que se agote: I want to break free, El hombre que pudo reinar y Los pitufos negros.

 

image1

“I want to break free” (Queen, 1984)
En este mes de febrero cumple treinta años esta canción de la banda de rock británica Queen, escrita por el bajista John Deacon, incluida en su disco “The Works”. El mítico vídeo musical de “I want to break free”, con el inimitable Freedy Mercury pasando la aspiradora vestido de mujer, fue censurado por la cadena MTV en los EE.UU. (¡hasta el año 1991 no se pudo ver allí!), y en respuesta Queen no incluyó a este país en la gira de “The Works Tour”.

“El hombre que pudo reinar” (John Houston, 1975)
Novela genial, película genial. Una duplicidad difícil de conseguir, pero que en manos de John Houston no era difícil imaginar que la historia de los soldados del ejército británico Danny Dravot y Peachy Carnehan (interpretados por Sean Connery y Michael Caine) en el legendario reino de Kafiristán de 1880 narradas en el clásico de la literatura “The man who would be king” de Rudyard Kipling se iban a convertir también en un clásico del celuloide. Cine de aventuras del que ya no se hace.

“Los pitufos negros” (Peyo, 1959)
Tras aparecer en “La flauta de los seis pitufos” de la serie de Johan y Pirluit, esta “Les Schtroumpfs noirs” es la primera historia de la serie centrada en los duendecillos de color azul que viven en el País Maldito escrita y dibujada por Peyo. Se publicó por primera vez en el número 1107 de la revista “Spirou” del 2 de julio de 1959 y hoy, en plena moda del apocalipsis zombie, de las novelas Z o de la serie de televisión “The walking dead”, podría reclamar perfectamente su vigencia y su obligada referencia como título ineludible del género. ¡Ñac!