En Marzo llegamos a los seis números editados de "Dark Avengers" en España y toca hablar un poco de la serie. La que más refleja el control que Norman Osborn ejerce ahora sobre el Universo Marvel y en la que podemos ver cómo sus tejemanejes van a llevarnos a un nuevo conflicto.
Vengadores oscuros #1 a 6    
Fecha de edición: octubre a diciembre de 2009, enero a marzo 2010
Brian Michael Bendis
Mike Deodato Jr.
Rain Beredo
Comic-book, 24 págs., color.
https://www.via-news.es/images/stories/puntuaciones/3.gif

https://www.via-news.es/images/stories/comic/Panini/vengadoresoscuros1a6_1.JPG

Tras una presentación curioseta, que recuerda mucho al primer número de Thunderbolts de Busiek, nos encontramos con el grupo reunido celebrando que todo el mundo parece haberse tragado la bola. Osborn enseguida dicta unas normas de conducta, tenemos los típicos chistes de rigor, aunque, claro, son villanos, tiene que ser humor negro y a defender al Doctor Muerte de Morgana La Fey, con una escena violenta en la que Sentry le arranca la cabeza… pero, bueno, como viene del pasado ¿resucita?… no me queda muy claro este punto, mata a Sentry y vuelve a Veneno contra todos.
 
En el tercer número, bueno, tenemos un flashbacks en el que vemos cómo Osborn convenció a Sentry para que se uniese a los Dark Avengers y… una elipsis en el combate contra Le Fay, ya que al finalizar el segundo número Morgana había vuelto a Veneno (¿y otros vástagos?) contra los Dark Avengers, pero ahora éste lucha con sus aliados contra Morgana… la pelea se resuelve tras otra muerte de Morgana (no se explica cómo resucita cada vez) aunque con la baja de Ares, cuando Morgana reaparece Osborn y Muerte viajan al pasado para vengarse, si bien antes Muerte le muestra parte de sus secretos a Osborn (mala cosa), así se descubre que Muerte tiene acceso a un cubo cósmico.

https://www.via-news.es/images/stories/comic/Panini/vengadoresoscuros1a6_2.JPG

En el cuarto número tenemos más de lo mismo, viaje al pasado, burda explicación sobre cómo puede estar viva Morgana a pasar de que la han matado ya tres veces (de forma cruel, que para eso somos los malos, ¡yeaaa!). Muerte resuelve la situación, reviven a Ares, regresan a New York donde Clint Barton ha descubierto el cotarro por televisión nacional, mientras Osborn pide una entrevista en tv para dar su versión Sentry reaparece, vivito y coleando, y le echa una miradita a Norman de esas de “te vas a enterar”
 
En el quinto número vemos cómo Osborn hace su entrevista en televisión y le vende paja a los telespectadores, un buen discurso, uno que nos suena al mundo real, a los Estados Unidos que, conmocionados por el 11-S se dejaron arrebatar libertades civiles y derechos. Es, quizás, el mejor número hasta el momento de la serie y, además, tenemos algún que otro rifirrafe en el grupo. Si no fuese por el dibujo tan malo de Deodato Jr la cosa podría pintar muy bien (de hecho me extraña que cierto marciano no haya sacado la escena de la “erección” de Marvel Boy en su blog). Naturalmente la entrevista es interrumpida por un ataque y los Vengadores Oscuros se reúnen para hacerle frente. La dinámica del grupo es similar a la de los auténticos Vengadores, aunque más al límite, claro.
 
En el sexto número las cosas siguen mejorando, tenemos a un Osborn que cada vez nos parece más sincero en su papel de protector de América, con métodos expeditivos, sí, pero… en fin, justo lo que el pueblo americano quiere… aunque la última página o su manejo de la situación con Sentry y el Vacío nos hagan dudar de su cordura… mucho. Tampoco ayudan los tejemanejes de Piedar Lunar/Ms. Marvel, pero la verdad es que, poco a poco, la serie ha ido remontando el vuelo. Mención especial merece el círculo de villanos que se reúnen al comienzo del cómic y que son el verdadero poder en las sombras que ahora rige el Universo Marvel.
 
Seis números pues en el que las cosas se podrían haber hecho mejor, pero vemos cómo, poco a poco, Bendis se va haciendo cargo del barco. Es una lástima lo del dibujo, pero poco se puede hacer con Deodato Jr. al cargo, alegrarnos de que Bendis, poco a poco, haga girar las tramas y subtramas de un modo tan interesante. No es una obra de arte, es puro entretenimiento y, la verdad, algún que otro “uau!” consigue arrancarte. En los próximos números las cosas van… pues como van en Marvel en los últimos tiempos, a trompicones, corriendo para llegar a tiempo al siguiente Gran Evento y perdiendo la oportunidad que el nuevo status quo representaba, y es que Norman Osborn es un gran villano que, ahora, puede dar mucha cancha. Habrá que ver qué acaban haciendo.