Hace 14 años, el reino de Liones derrotó al Clan de los Demonios y trajo la paz. El príncipe Tristan vive atormentado por su incapacidad para controlar sus dos grandes poderes: el poder del Clan de los Demonios de su padre (Meliodas, que capitaneó los Siete Pecados Capitales representando al Pecado de la ira del dragón) y el poder del Clan de la Diosa (heredado de su madre, Elizabeth). Cuando la vida de Elizabeth se ve amenazada, Tristan huye a Edimburgo, al castillo de Deathpierce, que fue Caballero Sagrado y miembro de las Pléyades del Cielo Azul. ¿Pero cuáles son las verdaderas intenciones de Deathpierce?