Sombra y Hueso supone el inicio de la trilogía de los Grisha que Leigh Bardugo expandería posteriormente en una nueva bilogía cuya segunda entrega sale a la venta hoy mismo.

Sombra y Hueso 
Leigh Bardugo
ISBN: 9788415709350
384 páginas
Rústica
Ed. Hidra
16.50 €

Alina Starkov no espera mucho de la vida. Se quedó huérfana después de la guerra y lo único que tiene en el mundo es a su amigo Mal. A raíz de un ataque que recibe Mal al entrar en La Sombra, una oscuridad antinatural repleta de monstruos que ha aislado el país, Alina revela un poder latente que ni ella misma sabía que tenía. Tras ese episodio, Alina es conducida a la fuerza hasta la corte real para ser entrenada como un miembro de los Grisha, un grupo de magos de élite comandado por un individuo misterioso que se hace llamar El Oscuro.

Hace unos pocos meses, abril, adquirí por impulso Seis de Cuervos un libro que me había llamado la atención anteriormente por ese maravilloso cuervo en la portada y que me conquistó con una edición de lujo preciosamente acabada, que el libro resultase ser tremendamente divertido e interesante no fue sino una más que agradable sorpresa. Así que opté por hacerme con la trilogía previa a Seis de Cuervos: la trilogía de los Grisha compuesta por Sombra y Hueso, Asedio y Tormenta y Ruina y Ascenso, pero decidí aprovechar que había estado colaborando con la biblioteca Vientos del Pueblo de Oliver para solicitar que adquiriesen los 4 libros publicados de Bardugo hasta ese momento, he tenido que esperar unos pocos meses, pero ya tengo la trilogía Grisha en mis manos.

Así que comencé leyendo Sombra y Hueso con las expectativas muy altas, quizás demasiado altas y es que este primer libro se asemeja más a la típica historia de la chica indefensa y algo ingenua que despierta a la vida, la real, después de llevarse un buen par de palos, sufrir por el camino y vivir aventuras. Bueno, Alina es un poco más que ingenua, lleva toda la vida colgada por su amigo Mal, pero sin hacer ningún esfuerzo por conseguirlo y, aparte de eso, no es nada más, hasta que un día, al ir a cruzar la Grieta (un peligroso hechizo que devastó y dividió en dos el país de Alina) es asaltada por los monstruos que moran en la Grieta y descubre que es una grisha, que tiene poderes y que gracias a ellos ha logrado salvar a Mal y al resto de acompañantes.

Total que entramos de lleno en ver como envían a Alina a la Academia, cómo comienza a aprender magia, cómo Bardugo se desentiende de narrarnos los hechizos y se centra más en hacernos ver lo mucho que añora a Mal, lo malas que son sus compañeras de clase y cómo se siente atraída por el Oscuro que, lo siento por el spoiler, es el malo de la película.

¿Por qué os lo cuento con esta desgana? Pues porque la odisea de Mal es cien veces más interesante que ver a Alina “sufriendo” por Mal, por el Oscuro o porque ahora es mucho más hermosa que antes. A esas alturas de la película hubiese abandonado el libro si no fuese porque sabía que Bardugo había hecho de la trilogía algo interesante y a respetar, puede que Sombra y Hueso sea decepcionante por verla como una novela de, con perdón, “niñata quejica”, pero el escenario que Bardugo nos va, y se va, descubriendo es realmente interesante, con gran potencial, el único problema es que es su primera novela y era realmente complicado no tirar de los clichés de moda como Crepúsculo (no os asustéis, supera holgadamente en calidad a esos horribles libros de “vampiros”) y dejarse vencer por el romanticismo.

Aún así he disfrutado con Sombra y Hueso, obviando a Alina Starkov en la medida de lo posible, y creo que Asedio y Tormenta seguramente será un libro superior, a fin de cuenta aquí se están tejiendo los mimbres para lo que vimos en Seis de Cuervos.

En definitiva, Sombra y Hueso es un libro debut, con las debilidades típicas de un primer libro de fantasía juvenil que aún no se cree hasta donde puede llegar, pero creedme, llegará lejos.