Con el ambiguo y picante «They suck at school» (que no traduciremos para no complicar más las cosas) bajo el título se ha presentado «Vampire Academy» de Mark Waters, la adaptación cinematográfica de la saga de seis libros de vampiros adolescentes, escrita por la escritora estadounidense Richelle Mead. En resumen, una nueva vuelta de tuerca a la moda vampírica al más puro estilo «Crepúsculo».

 

Protagonizada por Zoey Deutch, Lucy Fry, Danila Kozlovski, Sarah Hyland, Olga Kurylenko, Gabriel Byrne, Sami Gayle, Cameron Monaghan, Ashley Charles y Claire Foy, «Vampire Academy» está dirigida por Dan Waters («Chicas malas», «Las crónicas de Spiderwick») y escrita por su hermano Mark («Las crónicas de Spiderwick», «Los fantasmas de mis ex-novias») y adapta la saga de seis libros («Vampire Academy», «Frostbite», «Bendecida por la sombra», «Promesa de Sangre», «Spirit Bound» y «Last Sacrifice», las dos últimas de las cuales no se han publicado en castellano) de Richelle Mead cuya primera entrega fue publicada en el año 2007, que ha vendido más de ocho millones de copias en más de treinta países
La película cuenta la historia de la adolescente llamada Rose Hathaway, bajo cuya identidad se esconde una ‘dhampir’, la guardiana de su mejor amiga Lissa Dragomir, una princesa Moroi Vampira, a la que debe proteger de los ‘strogoi’ y que se enamorará perdidamente de su instructor Dimitri. ¿Un argumento déjà vu? Sin duda, una nueva ración de romance sobrenatural para adolescentes con su correspondiente dosis de vampiros, malos muy malos y amores prohibidos.

{youtube}LH5UmVStHXE{/youtube}