La verdad es que me encuentro absolutamente descolocado con “Una aventura en el tiempo“, un libro del que no sé muy bien qué decir. Así que os invito a leer este artículo sobre Charlotte Moberly y Eleanor Jourdain (incluye un extenso resumen de la historia, así que cuidadito) para que veáis que estamos hablando de una historia real, y no una inventada como se podía haber pensado. Interesante es decir poco.

Nevsky presenta "Una aventura en el tiempo"Una aventura en el tiempo
Charlotte Moberly y Eleanor Jourdain
Traducción: Carmen Torres y Laura Naranjo
ISBN: 978-84-941637-5-3
EAN: 9788494163753
176 páginas
150 x 210 mm
16.00 euros

En 1901 las académicas Charlotte Moberly y Eleanor Jourdain deciden pasar juntas las vacaciones de verano en París. De excursión por Versalles dan un paseo por el Petit Trianon, y durante el mismo, se encuentran con varios personajes curiosos, y algunas escenas que no logran explicarse. Al cabo se dan cuenta de que se han perdido en los jardines, cuyos caminos de tierra no se corresponden con el recorrido del plano que ambas siguen. Las dos mujeres regresan a su alojamiento confundidas por lo ocurrido.

Una dama vista en la casa de juegos de María Antonieta tiene un parecido increíble con la dama en el retrato de Wetmüller; ante la visión de los extraños ropajes de algunas personas entrevistas, se cercioran de que ninguna compañía de teatro se encontraba en el lugar el día de su paseo; por último, una comparación más en detalle de los planos del lugar las alerta de que el camino que siguieron parece corresponderse con el existente en el siglo XVIII.

Ambas deciden investigar lo ocurrido con más detalle, y el resultado es este librito. El «incidente» Moberly-Jourdain es uno de los pocos casos documentados e investigados de un time-slip, o viaje en el tiempo de duración corta. Causó una gran controversia en su época. La experiencia de las damas influenciaría de forma significativa el círculo oxoniense de J. R. R. Tolkien y C. S. Lewis, quien en su novela de viajes en el tiempo publicada póstumamente, The Dark Tower, se refiere a «las damas del Trianon». Jean Cocteau, quien se sintió fascinado por el suceso, escribió un prólogo a la edición francesa, que reproducimos aquí. Su película Le Testament d’Orphée esta inspirada en parte en el mismo.