Lady Jane Grey tiene dieciséis años, está a punto de casarse con un completo desconocido y se ha visto envuelta en un pérfido complot para robarle el trono a su primo, el rey Edward. Pero esa es la menor de sus preocupaciones. Está a punto de convertirse en reina de Inglaterra.