El mundo puede cambiar y evolucionar, pero hay algo que nunca cambia: somos parte de una gran familia.