Una gran parte de mi adolescencia se va con el cierre de LucasArts que ha anunciado Disney. La compañía responsable de videojuegos míticos como la saga de «Monkey Island», «Indiana Jones: The Fate of Atlantis», «Maniac Mansion», «Day of the Tentacle» o «Star Wars: X-Wing», entre muchos otros, cierra sus puertas, deja a un centenar de trabajadores en la calle y esperadísimos proyectos como «Star Wars 1313» en el aire.