Sexta entrega del Marvel Gold en cartoné de “Los Vengadores” y segundo volumen recopilatorio del trabajo de Steve Englehart con los héroes más poderosos, y taquilleros, de la Tierra. “La Era de Mantis” es, sin duda, un momento cumbre para el grupo.

Los Vengadores: La Era de Mantis (Marvel Gold)
Edición original: The Avengers 115-135, Giant-Size 1-4, The Defenders 8-11, Captain Marvel 33 y Fantastic Four 150 USA
Guión: Steve Englehart
Dibujo: John Buscema, Bob Brown, varios artistas
Color: A color
Formato: Libro rústica, 664 págs. color.
44,95€

Continúa la legendaria etapa de Steve Englehart, con la irrupción de Mantis, la mujer que cambiará la historia de Los Vengadores, y la búsqueda de su pasado que concluye con “La saga de la Madonna Celestial”. Además, la guerra contra Los Defensores, tres bodas y algún que otro funeral.

Portada de Pacheco de la anterior edición

Apenas había comenzado la etapa de Steve Englehart en el volumen anterior (“apenas” considerando lo grandes de estos Marvel Gold, eran 10 números USA) pero ya se notaban los aires de cambio en Los Vengadores, no sólo por la presencia de Mantis y el Espadachín, destinados a marcar a fuego los próximos números, sino por detalles como la gran cantidad de cruces con otras series que comenzó a vivir la serie (en este volumen se cruzan con los Defensores, el Capitán Marvel o Los 4 Fantásticos), la presencia casi constante de enemigos como Kang o Thanos elevaba el nivel de amenaza para los Vengadores aunque, sin duda, lo que más cautivaba a los lectores era el culebrón que se estaba viviendo entre las dos parejas oficiales del grupo: Mantis-Espadachín y La Bruja Escarlata-La Visión, donde parecía que las cosas no estaban tan bien cimentadas como se habría supuesto.

Este culebrón iniciado por Englehart aportó vida, y tensión, a una serie en la que las amenazas se sucedían, donde igual eras atacado por Thanos, rescatado después por Inmortus sólo para caer en las manos de Kang, pero lo que capturaba la atención era ver cómo Mantis dudaba… de todo, de su amor por el Espadachín, de los sentimientos que le despertaba La Visión (y aquí queda claro el poco control que tenía Englehart sobre los “pesos pesados” que tan bien resolvió al centrarse en los personajes sin serie propia y, por lo tanto, libres para ser desarrollados), de sus recuerdos, de sus amigos… todo lo que ha creído recordar parece falso y aquí comienza a buscar respuestas que le llevaron a firmar lo que se considera como “La Era de Mantis”, o de la Madonna Celestial, con cuya conclusión se cierra esta sexta entrega Marvel Gold.

Antes comentábamos que Los Vengadores se cruzaron con varios personajes o grupos del Universo Marvel y eso no fue todo porque, como bien comenta el propio escritor en varios, extensos e imperdibles artículos a lo largo del volumen, aquí también se optó por hacer cross-overs “múltiples”, es decir, la acción se extendía más allá del típico número de bienvenida a otra colección, teniendo como mejor ejemplo la Guerra entre los Vengadores y los Defensores que, engañados por Loki, se enfrentarán (aprovechando que Englehart guionizaba a ambos grupos).

Es imposible resumir las más de 600 páginas de este volumen en apenas unas líneas, y más dada la narrativa de antaño, cuando en cada grapa sucedía algo, pero hay que decir que Steve Englehart supo traer aires nuevos a una serie que había estado bajo la clásica batuta de Roy Thomas y que ahora se permitía invitarnos a un espectáculo repleto de amenazas a las que también se sumaron seres como el Zodíaco, Dormammu, Loki, el Coleccionista, Ultrón… a los que se sumaba Thanos y Kang en varias ocasiones.

Como os podéis imaginar gráficamente no estamos para tirar cohetes, finales de los 70, comienzos de los 80, el género aún estaba por despertar ante trabajos como los de Neal Adams, pero John Buscema mantenía con fuerza el nivel, a pesar de no estar especialmente interesado en el género, lo que daba solidez a Los Vengadores.

Por cierto que esta edición Marvel Gold de Panini Cómics es una delicia que incluye textos del propio guionista en los que explica cómo y por qué de sus guiones y los grandes momentos de la serie, además de páginas de bocetos y galería de portadas. Cada tomo que leo en este formato me enamora más y más.

En definitiva, puede que Los Vengadores estén ahora en la cresta de la ola, pero sin etapas como la de Steve Englehart es difícil imaginar que hubiese podido haber una película, o tres, como las que ya hemos visto. ¡Y la de material de calidad que nos queda!