La que fue una estrella de Disney caída en desgracia y una habitual de la prensa sensacionalista, la actriz Lindsay Lohan, se ha desnudado para el número de Diciembre de la revista erótica “Playboy” emulando a una de sus grandes ídolos: la ambición rubia Marylin Monroe.