Desde “Agricola“, su juego más aplaudido y premiado, Uwe Rosenberg deambulaba por el mundo de la creación de los juegos de tablero sin volver a acertar con la tecla adecuada. Ni “Le Havre”, ni “Merkator”, ni “At the gates of Loyang” convencieron a los jugadores más exigentes, y parecía que su luz se había apagado. Pero quienes han echado una ojeada a “Ora et Labora” afirman que el mejor Rosenberg ha vuelto.

image1Hasta el prior de un monasterio sabe que no todo se reduce a la oración. A quien madruga Dios le ayuda, por supuesto, pero para eso antes hay que trabajar duro…

“Ora et Labora” es un juego sobre economía monástica en la Edad Media creado por (el sobrevalorado) Uwe Rosenberg, donde los jugadores se ponen a la cabeza de un monasterio medieval. Conseguir tierras, obtener recursos y construir edificios para obtener una infraestructura de trabajo que permita al monasterio fabricar artículos, a cada cual más codiciado.
Los inicios nunca son fáciles: una granja, un montículo de adobe, el edificio principal de tu monasterio y algunos terrenos es todo lo que posees. Sin embargo, con los recursos básicos que obtengas (indicados por el rondel) tus clérigos podrán trabajar la tierra y tu monasterio crecerá. Con cada turno que pasa, el rondel gira y habrá nuevos recursos a tu disposición. Mientras tanto, puedes talar bosques y extraer turba de los páramos para disponer de un mayor terreno sobre el que construir nuevos edificios y así aumentar tus posesiones.
¡Tranquilo! Si no tienes espacio suficiente para llevar a cabo tus planes, siempre puedes comprar nuevos distritos y parcelas. A medida que tus dominios crezcan, así lo hará también tu monasterio y el número de edificios dedicados a los hermanos lo que te granjeará puntos de victoria al final de la partida. Por si eso fuera poco, nuevos asentamientos crecerán alrededor de tu monasterio. ¡Ubícalos bien y conseguirás que tus terrenos sean aún más valiosos!
Con la prosperidad de tu monasterio crecerá también el número de instalaciones dedicadas al trabajo. Tus clérigos crearán libros, cerámica, ornamentos, relicarios y, si son hábiles, alguna maravilla.
Ganará quien a través de la oración (Ora) y el trabajo duro (Labora) consiga la mayor gloria de Dios.

“Ora et Labora” es un juego que presenta algunas mecánicas similares a los juegos precedentes de Rosenberg (sobretodo de su aplaudido y premiado “Agricola” y de “Le Havre” con las materias primas y los productos manufacturados con las fichas de doble cara), y la edición que publicará Homoludicus (la misma que la alemana de Lookout Games y la inglesa de ZMan Games) ofrecerá a los jugadores, de uno a cuatro, dos variantes diferentes de juego: Francia (vino) e Irlanda (whisky), además de reglas especiales para dos jugadores y un modo de juego en solitario.
Una de las pocas novedades que Rosenberg introduce en el juego, al que algunos han rebautizado como “Le Havre en el Monasterio”, es la introducción de un rondel o rueda de producción para la asignación de recursos disponibles que se producen sin ir acumulandolos turno a turno en el tablero.

La caja de “Ora et Labora” incluye dos ruedas de producción, cuatro terrenos iniciales, dieciocho terrenos adicionales, 450 losetas de recursos, 110 cartas (edificios, asentamientos, bosques y cenagales), tres trabajadores por jugador (dos clérigos y un prior) y diez fichas de madera indicadoras

¿Precio estimado de la edición en castellano que publicará próximamente Homoludicus? 45 euros.

Más información en www.homoludicus.org