Una banda internacional de atracadores, liderada por Cyrus Whitaker, tiene el tiempo contado para robar 500 millones de dólares a 12 000 metros de altitud en un avión de pasajeros.