Esta semana pasada Netflix anunció un acuerdo con el estudio japonés de animación Studio Ghibli, responsable de emblemáticas películas como «La princesa Mononoke«, «El viaje de Chihiro» o «Mi vecino Totoro«, que permitirá que una veintena de sus largometrajes estén disponibles de forma internacional en la plataforma de streaming. Solo quedan fuera del acuerdo Japón, Estados Unidos y Canadá. En estos dos últimos el catálogo de Ghibli está en manos de HBO Max.
La noticia es sorprendente, el estudio de Hayao Miyazaki y Isao Takahata se resistía a que sus películas de animación fueran distribuidas en las plataformas digitales, pero la propuesta de Netflix debe tener demasiados ceros para poder ser rechazada.
Las películas estarán disponibles en su idioma original, japonés, doblados en veinte lenguas y con subtítulos en veintiocho idiomas. Netflix los incluirá en su catálogo de forma escalonada, con siete estrenos cada mes empezando el 1 de febrero con las siete primeras películas, incluyendo «El castillo en el cielo«, «Mi vecino Totoro«, «Nicky, la aprendiz de bruja«, «Porco Rosso«, «Puedo escuchar el mar«, «Cuentos de Terramar» o «Recuerdos del ayer«.
Según declaró Toshio Suzuki, productor de Studio Ghibli, «Hoy en día se puede llegar al público de muchas formas grandiosas. Escuchamos a nuestros fans y tomamos la decisión definitiva de que el catálogo de películas llegue al streaming«.