Cuando los nazis invaden Polonia en 1939, la enfermera Irene Gut es trasladada y obligada a trabajar para el ejército alemán, siendo asignada como ama de llaves de un comandante nazi. En lugar de adoptar un perfil bajo y mantenerse a salvo, Gut lo arriesgará todo para salvar a una docena de judíos refugiándolos en casa de su jefe.