¿Qué exactamente decías que no era propio de una dama?