No es ninguna sorpresa, pero alguien tenía que decirlo: la película de ciencia-ficción de Roland Emmerich «2012» ha sido considerada como la más absurda de la historia del cine por la NASA.