****

La primera entrega de «Ice age», con la que el estudio «Blue sky» arrancó su andadura tratando de convertirse en digno rival de Pixar en los albores del cine de animación por ordenador, es hoy una pequeña joya para el recuerdo. Su peculiar diseño de animación lejos de ser un defecto le confiere un encanto especial, pero sobretodo lo que logra es ser un entretenimiento rotundo tanto para los más pequeños como para los más grandes de la casa convirtiéndose en título familiar de referencia y todo gracias a sus acertadas dosis de aventura, acción y humor, en torno a un grupo de personajes inolvidables. La historia de los animales huyendo del hielo en época prehistórica y enfrentándose a todo tipo de peligros significa diversión garantizada, pero lo que realza la película es su capacidad para emocionar con su historia de amistad y su eficacia para hacer sonreír cuando no reír gracias al perezoso Sid y la rata Scrat. La película arranca con un memorable corto de ésta y su bellota que debe formar parte de cualquier buena antología del cine de animación. Fue nominada en su categoría en los óscars pero aquel año ganó merecidamente «El viaje de Chihiro».