James Frey (Aaron Taylor-Johnson), un joven adicto a las drogas, se somete a un tratamiento de desintoxicación en una clínica de Minessota, donde debe enfrentarse a la realidad de su situación y tomar duras decisiones sobre su vida.