El escenario habitual de la ceremonia de entrega de los Premios de la Academia de Cine de los EE.UU., los Oscar, cambia de nombre tras el acuerdo alcanzado con el nuevo patrocinador, la empresa de tecnologías de audio Dolby, que ha firmado un contrato por veinte años. Toma el relevo de Kodak, que ha renunciado a su patrocinio del Hollywood & Highland Center tras declarase en bancarrota.