“El chico que se comió el universo” es la historia de un chaval que hace lo imposible para que su familia, que se cae a pedazos, no se desintegre. Ambientada en los años 80 en Australia, la serie cuenta lo que pasa cuando la inocencia adolescente choca frontalmente con la brutalidad del mundo adulto.