La noticia, la semana pasada, de que El Catálogo del Cómic empezaría a editar las líneas de DC Entertainment (es decir, DC Universe, Vertigo, Mad y DC Kids), cayó como una bomba en el mundillo del cómic. Lo más impresionante es que ninguna de las editoriales de cómic que ya se encuentran en el tablero de juego ha dicho está boca es mía al respecto, y lo que es más decepcionante, Planeta DeAgostini tampoco se ha pronunciado, lo que ha causado cierto malestar y dudas en lectores de DC y en libreros de todo el país (por no hablar de los afectados en Sudamérica, que todavía están haciendo cábalas sobre lo que les va a suceder).

Vamos a jugar al entrenador editor, como tanto nos gusta hacer a todos en algunas ocasiones, y elucubremos un poco sobre la situación en la que se encuentra cada una de las editoriales de cómics de nuestro país, en lo referente al cómic americano mainstream.

El Catálogo del Cómic

La iniciadora de toda esta movida y, por lo tanto, la que merece encabezar esta lista. En las entrevistas y la nota de prensa que enviaron para darse a conocer, Beni Vázquez ha asegurado de que el plan editorial que han preparado será respetuoso con la edición de PlanetaDeAgostini, hasta el punto de mantener los diseños (aunque supongo que éstos deben de ser propiedad de PdA, por lo que necesitarán su permiso), las numeraciones y las colecciones abiertas.

No estoy seguro de que ésta sea la decisión más sensata para una editorial nueva, y menos cuando la propia editorial madre, DC Comics, ha decidido hacer borrón y cuenta nueva con su universo y empezar todas las numeraciones desde el 1 (incluso las decanas Action Comics y Detective Comics). Para El Catálogo del Cómic, me parece que iniciar la andadura editorial con cómics mediocres como las últimas etapas de Teen Titans o Titans, Green Arrow o Birds of Prey, tan sólo por contentar a unos cuantos lectores continuistas, puede lastrar peligrosamente las primeras ventas (y la primera inversión) de la editorial, y sería, pues, una mala decisión editorial cuando DC Comics te ha puesto en bandeja el poder iniciar desde cero tu andadura editorial.

Para el canal de kiosco, yo recomendaría iniciarse con la edición en grapa de las nuevas etapas de la JLA (con Geoff Johns y Jim Lee), Superman (Grant Morrison y Rags Morales, en Action Comics), Batman (con la serie de Snyder y Greg Capullo) y tal vez Green Lantern (Geoff Johns y Doug Mahnke) a la que habría que sumar alguna revista compuesta por el material de DC Kids (al estilo de las revistas de Panini, que atraigan al lector infantil). Desde aquí aprovecho para pedir que no se haga ningún experimento con la línea Vertigo en kioscos (como fue la nefasta Vertigo Magazine, que ni fue revista ni llegó a estar en kioscos). Sobre la línea Mad, otra apuesta que tendría que ir directamente al olvido. Ya se intentó y no funcionó… Por favor, no malgasten dinero ni papel en ello.

El resto de títulos de las líneas editoriales, por favor en tomitos que queden chulos en las estanterías, seleccionando bien el material que se va a publicar para no intentar vendernos bazofia (como las series nuevas de Animal Man, Blue Beetle, Batwing, Capitán Atom o Firestorm, que no interesarán a nadie y que lo único que lograrán es perjudicar la imagen de DC en nuestro país), cuando hay otros títulos mucho más interesantes (las otras series de Batman y Superman, Batgirl, Teen Titans, Swamp Thing, Legión de Superhéroes,  JLA Dark…).

En el apartado de Vertigo y de tomos de “Grandes Obras” es donde El Catálogo del Cómic lo tiene más crudo, ya que la política (voluntaria o no) de David Hernando en Planeta DeAgostini, desde su incorporación como editor de la línea de DC Comics, ha sido la de la tierra quemada, en la que ha agotado, prácticamente en dos años, todos los títulos susceptibles de ser publicados como libro-regalo (nos referimos, claro, a las ediciones de 100 balas, Predicador, Sandman, JLA de Morrison, Green Lantern y Wonder Woman). Quedan algunas pequeñas perlas que suponemos Beni y compañía no dejarán escapar, como una edición de lujo de Fábulas (por mucho que la serie regular ya esté de capa caída en América), otra de Y, el último hombre, e incluso el Superman de John Byrne. A pesar de todo, estos no dejan de ser títulos menores en una tebeoteca, comparados con los ya publicados, y dudo que una reedición de esos mismos libros les sea rentable (y más si, como temen muchos libreros, el fondo editorial de PlanetaDeAgostini se salda).

{gallery}comic/catalogocomic/nuevoudc{/gallery}

En resumen, El Catálogo del Cómic no lo tiene mal si se dedica a mirar hacia delante, a buscar nuevos lectores y nuevos títulos, y no se deja arrastrar por el caos editorial y la mediocridad artística que han caracterizado la edición en DC Comics y Planeta en el último año.

Y mañana… Planeta DeAgostini y Norma Editorial